Seguidores

lunes, 14 de abril de 2008

Barrio Sésamo


Quizá por una cuestión obvia el post de hoy debiera estar dedicado a comentar la toma de posesión de los nuevos "ministros del Presidente". Y digo lo de los "ministros del Presidente" porque según tengo entendido algunos de ellos son personas de confianza de Zapatero más que del propio PSOE.
Quizá, atendiendo al calendario, debiera hacer mención del aniversario de la II República Española y expresar mi pena por el golpe de estado que se la llevó por delante y que provocó una guerra cruel cuyas consecuencias aun lamentamos setenta y tantos años después.
Pero no, no voy a hablar de esto último ni de lo anterior. Acabo de leer que se ha muerto "Chema" el personaje de Barrio Sésamo. El actor de 51 años que le dio vida ha perdido la suya a manos de una enfermedad. Esto me lleva a recordar con dulzura mis años de infancia frente al televisor viendo el exitoso programa, que marcó un antes y un después en la forma de hacer televisión infantil. Probablemente suene melancólico o incluso carca, pero creo que no se ha vuelto a hacer algo tan adecuado para los pequeños televidentes desde entonces y pienso que muchos estaréis de acuerdo conmigo. Estoy de acuerdo con que los tiempos cambian y con ellos evolucionen los programas así como evoluciona la sociedad y los propios niños, pero de ahí a descuidar por completo los intereses y necesidades de los menores, hay un abismo. Barrio Sésamo, cuyo formato fue traído del americano Sesame Street, no era bueno porque Espinete fuera un meloso peluche gigante ni porque todos fueran muy buenos y sonrientes en aquel barrio. Era bueno por sus historietas, por sus variados personajes, los autóctonos y los venidos de las américas; por su dinamismo, por la alegría, por su ligero enfoque didáctico y, por qué no, por la buena intención y el sumo cuidado con los que estaba hecho.
No penséis que me he vuelto loca y que creo que una reposición de mi admirado programa sería la solución. Contrariamente opino que la tele, como todo lo demás, ha de adaptarse a la situación en la que se encuentran los niños de ahora, al momento que les toca vivir, al mundo que les rodea. La escuela hace verdaderos esfuerzos por conectar con sus alumnos y atender a sus necesidades individuales y sociales. ¿Por qué la televisión no es capaz? ¿No lo ha intentado o no ha podido? Me gustaría pensar que al menos lo intenta.

4 comentarios:

Marcos dijo...

Quiero concretizar, si es que se puede decir así, que ayer fue el 77 Aniversario de la II República. Una auntentica pena que nuestro panadero favorito de la infancia haya fallecido. Desde luego que estaba bien ese programa para niños y no los que hay, o más bien no hay en la actualidad, porque es más interesante y didáctico para los niós saber la vida de Belen Esteban, Paquirrin y demás figuras de la farándula, o almenos eso piensan las televisiones. Digo ésto porque da igual la hora, mañana, tarde, noche, de Lunes a Viernes, fin de semana, siempre tienes el relato de las vivencias de estos personajes en las distintas cadenas de televisión. Menos ma´l que nos queda Internet...

brujaroja dijo...

A mí la época de Chema y Espinete, me pilló un pelín mayor, pero lo recuerdo perfectamente. Además, unos años antes había formado parte de un grupo musical de relativo éxito, Red de San Luis.
Anoche, la noticia de la muerte de Chema, me sumió en un viaje por el pasado,por otros personajes, más de los programas de mi infancia y he descubierto que internet está plagado de viejos vídeos y de mucha información acerca de ese mundo que a veces nos parece tan perdido. Es que la nostalgia es una enfermedad mucho más común de lo que podría parecer...

Samuel Villena dijo...

Me ha asaltado una pena increíble cuando he leído esto. No me había enterado. Todavía me dan escalofríos. un saludo Laura!

DEMI MOORE dijo...

Y QUE ME DECIS DE LOS DIBUJOS DE HEIDI..LA ABEJA MAYA...MARCO...ENTONCES LLORABAMOS.AHORA LOS NIÑOS CUANDO VEN DIBUJOS LUCHAN O EVOLUCIONAN COMO LOS DIGIMON O COMO SE ESCRIBA..QUE TIEMPOS..LA CASA DE LA PRADERA..EL COCHE FANTASTICO...