Seguidores

sábado, 2 de octubre de 2010

Tras de ti, no hay vuelta atrás

Miguel Jorge, ministro brasileño de Desarrollo:

"Tras Lula no hay vuelta atrás en Brasil"

RAFA PANADERO 01-10-2010

Su relación con el presidente de Brasil, viene de hace más de 40 años, cuando uno trabajaba como vicepresidente de Recursos Humanos en Volkswagen y el otro ya despuntaba como sindicalista. "Luchamos mucho uno contra otro en aquellos tiempos, pero nos aproximamos mucho y al final quedamos como amigos. Lula es una animal de mediación", recuerda en Madrid a pocos días de la cita electoral que supondrá el adiós del actual presidente. Tan amigos quedaron que en 2007, en un momento clave para la economía brasileña, su antiguo oponente le nombró ministro de Desarrollo, Industria y Comercio.


Éste es un extracto obtenido de la web de la Cadena Ser procede de la entrevista que el jefe internacional de la cadena, Rafa Panadero, tuvo con Miguel Jorge, ministro de Desarrollo de Brasil. Escuché cortes de la entrevista ayer camino del trabajo y me impactaron varias cosas. En primer lugar la paradoja de que los que antes fueron enemigos, ahora formen parte del mismo gobierno y, lo que es más importante, formen parte del mismo proyecto. Un gobierno, a mi entender, tiene que tener un proyecto común, unos objetivos claros a los que dirigir toda su capacidad. Lula, a estas alturas nadie pone en duda ya que ha sido un gran presidente para Brasil y para Iberoamérica, empezó su militancia desde el comité de empresa de la multinacional para la que trabajaba. Me admira la gente como él, que lejos de creer que tenía mucho que perder, creyó que valía la pena luchar por sus condiciones laborales. Y fíjense si valió la pena. Hoy es un prestigioso político, cuyas ideas, cuyas, reformas, cuyos proyectos han elevado a Brasil a la categoría de país con una economía emergente y muy a tener en cuenta.

Su gobierno está formado en parte por Miguel Jorge, que era en aquella multinacional el vicepresiddente de recursos humanos y con el que tuvo muchas luchas. Ahora son colegas y comparten objetivos. ¿Por qué? Me inclino a opinar que haberse conocido tan bien en el pasado les llevó a ambos a medir bien las capacidades y los límites del otro y lejos de generarse una enemistad, el conocimiento mutuo propició una relación de confianza en el trabajo y los esfuerzos del que era su oponente.

Antes de asumir su puesto como ministro, Miguel Jorge trabajó también para el Banco Santander. De aquellos años, cuando Lula "daba miedo" en los mercados, viene otro importante recuerdo: "Hoy hablamos de los éxitos de Brasil, pero en 2002, había temor a Lula. Emilio Botín fue el primero que tras reunirse con él, dijo que no había nada que temer, que sería un gran presidente. Lula aún lo reconoce como un importante paso para él". Botín llevaba razón. (Extracto de la misma entrevista)

Cuando escuché este extracto recordé el miedo que suscitaba la llegada de Lula al poder, sobre todo por parte de los sectores más conservadores desde el punto de vista político y más liberales desde el punto de vista económico. Y me impactó saber que Botín se erigió como defensor suyo. No en vano, es bien sabido que los ingresos del banquero siguen aumentando en plena crisis financiera. Algo sabia (y sabe) del tema este paisano.


La vida real tiene muchas similitudes con esa política que se nos antoja muchas veces tan ajena a nuestros intereses más inmediatos. Seguramente se les pasó por la cabeza aquella persona con la que tantas luchas tuvieron y que hoy en día ocupa un lugar de máxima confianza en sus vidas y no se detuvieron a pensar cómo pudo suceder. La esencia de las relaciones más cercanas está, en gran medida, en las luchas que tenemos con ellos. En el debate que se genera entre nosotros y ellos , entre sus puntos de vista y los nuestros, en la aportación de sus experiencias, que creíamos tan similares a las nuestras y que en el fondo no lo son para nada.

En la vida real, que es la que vivimos cada día y la que nos mueve y nos afecta, convivimos también con personas especiales en las que creemos ver, después de mucho tiempo, una estrella, un halo diferente que las envuelve, una esperanza de cambio, de renovación, una valentía y una sensibilidad especiales. Es bueno que apostemos por ellas porque nunca se sabe, pero, tal vez , ese apoyo les ayude, en contra de todo pronóstico, a cambiar el mundo.

Volveremos (para los que no la escucháis, podéis leerla)


12 comentarios:

Nieves dijo...

Hola Laura. Fíjate que al leer tu entrada (buenísima pa´variar) me da como un poco d pena por nosotros. Que Lula y Miguel Jorge, a pesar de que antaño tuvieran desencuentros graves, ahora hayan trabajado juntos olvidando aquellas diferencias, es envidiable. Muchos aquí deberían aprender y trabajar juntos por el bien de todos, en vez de estar siempre poniéndose la zancadilla y luchando por el poder, y al país que le den por saco, que YO voy antes. Así nos va. Un besazo y que tengas una buenísima semana.

Laura dijo...

Eso mismo pensé yo cuando lo escuché, Nieves. Ya ves, así nos luce el pelo.

Feliz semana para ti también.

Roberto dijo...

tu forma de ver el mundo también me encanta...te rebelas, te informas, respiras y vives, por eso me gusta...

el maniqueísmo no lleva ninguna parte, todo son matices, grises...pero a veces hay una ilógica aplastante que nos hace minúsculos, incapaces de cambiar nada, a veces siento ese pesimismo, pero gente como tu me insulfa rebeldía y ganas de luchar...

besos, muchos

Ladrón de Guevara dijo...

Muchas gracias Laura por la entrada. A parte de instructiva como historia de lucha y futuro, sin duda (como decía Nieves) parece que en el reparto nos tocaron los políticos más tontos del haba, inútiles por derecho.

Que envídia, políticos quee luchan por los votantes y no por el voto.

Gracias, y cuídate.

Laura dijo...

Gracias a vosotros, chicos. Por los comentarios y las opiniones que a veces me ruborizan, por cierto.

Besitos.

Boris dijo...

son muy curiosas la vueltas que da la vida, seguro que hace años no lo habrian imaginado ni remotamente y ahora mira, luchando juntos porque el pais vaya prosperando. son todo un ejemplo para los brasileños y para toda la clase politica del mundo

Oski dijo...

Alguien debería tomar ejemplo...
Bastante mejor nos irían las cosas...

Gracias por la reflexión :-)

Un abrazo.

Laura dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura dijo...

Pues sí, buena nota deberíamos tomar...

Gracias, chicos :-)

Oski dijo...

¡Compañera de revoluciones y campañas imposibles!

¿Sabes de lo que me he acordado hoy? De cuando intentamos cambiar el mundo con un post :-)

Sólo quería dejártelo aquí, me pareció apropiado :-)

¡Abrazos!

Laura dijo...

Gracias Óscar, me acuerdo mucho de aquella pequeña locura nuestra. Estuvo bien, al menos, para no sentirnos solos en nuestras pequeñas batallas. Hoy podríamos volver a escribir un post por Palestina de nuevo porque nada a cambiado y el odio irracional se encona cada día más. Me cuesta retener junto a mí a la esperanza de que esta situación absurda e injusta se acabe.

http://lmclaura.blogspot.com/2009/01/un-post-por-palestina.html

En honor a tu utopía.

Marcos dijo...

Un post muy interesante, que demuestra que la vida da muchos giros y que dos personas que rivalizaban, pueden juntarse y colaborar por un objetivo común. En este caso por la elevación a potencia de Brasil y por algo si cabe más importante, por sacar de la pobreza a millones de brasileños.

Ya lo dicen, la unión hace la fuerza, algunos podían tomar nota...