Seguidores

domingo, 11 de septiembre de 2011

El mundo no es un lugar mejor

Hoy es 11 de septiembre de 2011. Se conmemora el décimo aniversario de los atentados de Nueva York y todo el mundo echa la vista atrás. Hay quién lanza la pregunta "¿Qué hacías tú ese día?" "¿Dónde te sorprendió la impactante noticia?" Lo hacen los periódicos, que se lo han preguntado a personalidades de diversas índoles; lo hacen desde las redes sociales algunos amigos. Lo cierto es que no es difícil olvidar aquella tarde (en España eran en torno a las 3 de la tarde cuando tuvieron lugar los atentados) ni lo que estábamos haciendo. No olvidaré estar estudiando para exámenes de septiembre en la biblioteca de mi facultad, ver pasar un avión por la bóveda de cristal que cubre el edificio y que mis vellos se erizaran. No olvidaré a mi padre diciendo que era el comienzo de la Tercera Guerra Mundial...No le faltaba razón.

Un 11 de septiembre, también, de  1973, moría Salvador Allende en el Palacio de la Moneda. Se suicidó al ser atacado por los militares sublevados al mando de Pinochet, quien se hizo tras el golpe de estado con el poder de Chile y gobernó en régimen dictatorial durante 17 años.


Nadie me ha preguntado todavía qué estaba haciendo yo cuando Estados Unidos comenzó a bombardear Bagdad la madrugada del 20 de marzo de 2003. Pero yo se lo voy a responder: estaba viendo una serie de televisión con mi hermano, en nuestra casa. Interrumpieron la emisión para dar las imágenes del bombardeo. De nuevo el vello erizado, las lágrimas en mis ojos y, además, un sentimiento horrible de impotencia y de injusticia mientras decía  Así no. Así no se solucionan las cosas. Y no se solucionaron.

Hoy es 11 de septiembre de 2011. Hoy el mundo no es un lugar mejor. No estamos a salvo, no tenemos menos miedo. Al contrario. Hoy existe un odio al islamismo -basado en absurdos prejuicios y datos históricos muy poco objetivos- que no existía antes. Hoy somos, por lo tanto, un poco menos tolerantes. Hoy, que han pasado diez años, hay muchos más muertos a manos de USA y sus aliados que a manos de Bin Laden y los suyos. Hoy somos, por lo tanto, más sanguinarios. Y lo peor: hoy somos más desconfiados, más pobres en ideas (no sólo en dinero) y estamos mucho más divididos que antes. Y eso sí que me pone los pelos de punta.




Mientras escribía este post, he visto en el telediario a un niño estadounidense que le habla a su padre, fallecido en el atentado contra las Torres Gemelas y al que no llegó a conocer, pues nació en octubre de ese mismo año. Un niño de diez años, vestido con traje y corbata, que lanza un discurso memorizado diciéndole a su padre que su madre está haciendo un gran trabajo y que esté tranquilo, que él es muy feliz. Para mí ha sido todo un ejemplo de esa falsa moral estadounidense que en estos diez años no ha hecho más que engordar y engordar. Y es un ejemplo de la hipocresía de los medios y de la sociedad en sí misma, que no ha puesto delante de las cámaras para difundirlo por todo el mundo a ningún niño haitiano, sin padre ni madre y sin mucha esperanza de sobrevivir, ni tampoco a un niño palestino, que denuncie el aislamiento y las carencias a las que se ve sometido. Pero es lo que hay.

11 comentarios:

Heloise dijo...

Querida Laura: Estoy totalmente de acuerdo contigo en todo, desde la primera mayúscula hasta el punto y final. No somos mejores, no hemos acabado con el miedo, nos hemos vuelto, sí, más sanguinarios, más intolerantes y se tiene un odio irracional a todo lo que huela a islamismo, no vivimos en un mundo mejor y no hay esperanza o por lo menos yo no la tengo, de que todo esto mejore ni a medio ni a largo, larguísimo plazo, ¡así está el mundo!

DPL dijo...

Reflexiones muy acertadas. Sin duda alguna.

El "11-S" yo regresaba a casa después de trabajar. Mientras tomaba el postre colisionó el segundo de los aviones. Cuando iba con mi amigo Alberto a jugar un partido de tenis, la segunda torre del WTC ya había caído. Tercera Guerra Mundial, Fin del Mundo y un montón de comentarios, tal vez excesivamente catastrofistas para un mundo demasiado controlado por los medios de comunicación. Y plagado por unos habitantes demasiado acomodados a una rutina sagrada para ellos.

Una recomendación cinematográfica para estos días: "V de Vendetta", del año 2006 y dirigida por James McTeigue. Con una inconmensurable Natalie Portman encabezando el reparto.

Ladrón de Guevara dijo...

La gran maquinaria de prensa estadounidense no utiliza papeles ni panfletos. Usa bombas, pues mientras estas estallan, no se puede hablar, ni pensar, ni cuestionarse las cosas.

Nos meten el miedo a un ataque islamista sobre nuestros estados democráticos, mientras nosotros generamos odio en las naciones que mueren bajo las bombas estadounidenses.

Para EEUU, sus muertos merecen ser recordados durante siglos, mientras que otros muertos son daños colaterales o errores tácticos.

Que triste...

Cuidate Laura.

Marcos dijo...

Me parece una reflexión de lo más acertada y fiel a la realidad que vivimos.

Desde luego que estoy de acuerdo con lo que dices y me parece especialmente importante denunciar la manipulación por parte de los medios de comunicación. Está claro que sigue habiendo gente de primera y gente de segunda. Me parece muy acertado lo que dices respecto a la hipocresía de los medios y de la sociedad. Como tú dices ¿Por qué no sacan a un niño haitiano, iraquí, palestino, somalí?

Marcos dijo...

Por cierto, el video muy bien buscado...

Laura dijo...

Bueno, Heloise, yo nunca pierdo la esperanza de que las cosas mejoren. No me considero especialmente optimista, pero creo que lo que el hombre ha destrozado, el hombre arreglará, aunque sólo sea por egoísmo y supervivencia, ¿no?

DPL, yo diría que el concepto de guerra tal y como nos enseñaron a concebirlo está hoy obsoleto, como tantos y tantos conceptos que ya no forman, como tales, parte de un mundo que, como tú dices, vive preso de los medios.

Gracias enormes por vuestros comentarios, visiones y recomentdaciones que tendremos especialmente en cuenta.

Laura dijo...

Ladrón, comparto al cien por cien tu reflexión que me gusta especialmente porque, además, la tildas de ese toque poético tan tuyo.

Y Marcos, ya sabes que me consume esa manipulación de los americanos. Que admiro puntualmente algunos de sus logros como sociedad, pero que me matan este tipo de falsedades que le quieren vender al mundo. Lo peor es que el mundo se las compra.

Gracias, compañeros de lucha.

Boris dijo...

el 11-S cambio el mundo para siempre, todos nos volvimos más desconfiados de todo, y en España eso se acrecentó más todavía después de 11-M.
en realidad es algo un poco irracional pero que pasaran años hasta que volvamos a la normalidad

Lero dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que escribes. Todo lo que ha sucedido en estos años ha servido para que estemos peor que antes del 9/11.
Además, quien sabe si todas las guerras que se han provocado, con el consiguiente gasto militar, no tienen también cierta repercusión en la crisis que hoy vivimos.

Laura dijo...

Pues sí, Boris, estamos como queremos entre unas cosas y otras.

Lero, gracias por tu visita y por dejar un comentario. Espero que sea el primero de muchos ;)

La chica de la trenza pelirroja ya está preparando un post que saldrá próximamente.

Abrazos!

Ferragus dijo...

Sí, al parecer no se ha vuelto un lugar mejor; avanzamos a paso de rehén.
Un saludo

PS
Escribir puede dar libertad.