Seguidores

miércoles, 2 de abril de 2008

Cuestión de sexo

Va por ti, Vane...




















No quería.
Prometo que no quería. No quería hablar de esta noticia porque me parecía de esas noticias con las que la polémica está servida. No es que yo esté en contra de que la gente discuta, intercambie opiniones y eso, es que esto puede parecer un "estás conmigo o contra mí". Lejos de serlo, a mí me parece que, esta vez, se abre un amplio abanico de colores entre el blanco y el negro.
Cuando me planteé comentar acerca de esta noticia el diablito y el angelito de mi conciencia se han puesto un poco nerviosos.

Por un lado, quién soy yo para juzgar lo que una persona hace en el ejercicio de su libertad cuando no hace daño a nadie. Por otro, pensé, hasta qué punto somos libres para decidir nuestro sexo a la carta, según la ocasión.
Para ayudarme a resolver mi encrucijada, me dispuse a leer lo que este chico cuenta de sí mismo, su necesidad, sus motivaciones. Perfectamente comprensibles, claro. Pero ahora nos cuenta que toma la decisión porque, ante todo, él es una persona. Y aquí viene mi gran dilema. ¿Tiene credibilidad, coherencia y sensatez este padre que hace unos años decide anteponer la elección de su sexo a su persona y que ahora antepone su condición de persona a su elección de sexo?

Bueno, yo os dejo que tengo que poner orden entre el diablo de mi ángel y el ángel de mi diablo. Estoy como estaba.
Buenas noches.



5 comentarios:

brujaroja dijo...

El hecho es muy llamativo y muy curioso. Es el tipo de noticia que hace veinte años no nos entraría en la cabeza. Claro, por eso resulta ser una noticia.
Y aparte de las cuestiones no sé si llamar morales, que sería muy discutible, y lo más inmediato es lo de respetar la libertad de cada cual con su cuerpo y todo eso, me inquieta un poco el asunto puramente fisiológico... ¿los tratamientos con hormonas a los que sin duda se habrá sometido, no condicionarán el embarazo? ¿Quiero decir... es posible después de un cambio de sexo con las implicaciones hormonales que supone, un embarazo se desarrolle con toda normalidad? Ay, dios, es que se nota que soy del siglo pasado...

Markos dijo...

Sinceramente creo que la situación planteada tiene un tinte ciertamente delicado, ya que parece un tanto peligroso eso de ahora me siento hombre y me hormono para ello, totalmente de acuerdo, pero eso de ahora me conviene medio volverme atrás, porque soy persona y necesito-quiero-me apetece tener un hijo. Desde luego me parece un juego un tanto peligroso y como decía un profesor mio, no se puede sorber y soplar a la vez...

xini dijo...

Claro que cada cual es libre de su persona y de hacer con su cuerpo lo que quiera, pero creo que en esta vida todo, todo no se puede tener. Estoy deacuerdo con aquellas personas que por encuentrarse atrapadas en cuerpos que rechazan decidan cambiarlo pero también creo que en el momento en el que se toma esta decisión deben de ser conscientes de lo que están rechazando. La cuestión es: mujer que se siente hombre y que consigue serlo RECHAZANDO el ser mujer,pero como sigue teniendo una parte de mujer se aprovecha de ello para dar a luz a su hijo. Vale, pero, el quedarse embarazada y el dar a luz es algo único y exclusivo de la MUJER y de la que realmente se siente como tal. Para mi es dificil entender este juego al que estas personas estan jugando. En fin, y lo que nos queda por ver....Gracias Lau por haberme concedido este capricho.

Anónimo dijo...

Interesantes reflexiones, la verdad que es un dilema, pero creo que todo no puede ser a la carta, si quieres una cosa, no puedes tener la otra. No puede ser el todo vale.

Marcos dijo...

Ya he encontrado la manera de firmar sin tener que poner el nombre,jejeje, gracias a la cuenta de gmail