Seguidores

domingo, 24 de mayo de 2009

Un destello de felicidad

Ya lo sé, no soy un héroe.
No soy el más valiente de los que te amaron.
No soy tu estrella, ni el tipo que disfruta tus pecados.
No pido excusas ni perdón, salvar tu vida o redención.
Sólo busco un trozo de verdad.
Un destello de felicidad.

Ismael Serrano. Un destello de felicidad (de la película El hombre que corría tras el viento).

Los días caminan deprisa y las responsabilidades aturden mis sentidos para convertirlos en la materia prima de unos documentos que no llevarán ni firma, ni mi sello, pero que, sobre todo, no llevarán una parte del corazón con el que deseo hacer las cosas. Los trámites, los papeles, las citas con gente a la que no quieres ver, hacen que los despertares sean una noticia fatal en sí mismos, sin necesidad de abrir el periódico o encender la radio para comprobar que la mayoría está peor que tú y que te quejas de vicio.
Las obligaciones no se hicieron para mí y cuanto más mayor me hago, más segura estoy de que la disciplina es un castigo que los dioses en los que no creo lanzan contra mí, para agotar mi paciencia y matar lo poco de lo que tengo que aún puede considerarse auténtico.
Las tardes amargas en las que deseo que el sol se ponga por fin y oculte los restos de rímel en el rostro que le sirvió de cauce a mis lágrimas, son más largas cada vez y quizá no es por esta maldita primavera, sino porque el coraje se me agota y la necesidad de cambiar las cosas es cada vez más imperiosa.
Y lo sé. Sé que cuando llego a casa todos paran su mundo hasta que calmo mis ansias y que siempre tengo tu mano amable que detiene el torrente con sus labios y ablanda mi rabia, la comprime y la recicla en una nueva energía más sana, que me llena de fuerza. Y sé también que me esperan con besos "múltiples", palabras agradables, cariñosos gestos y risas cómplices. Lo sé y siento no poder evitar derrumbarme ante la simpleza de una mirada o el calor de una mano en mi hombro.
Supongo que por más que lo intenten, no lograrán cortar mis alas, ni apagar mis sueños porque yo no soy fuerte, pero tengo la fuerza de los que me rodean y me quieren sin tener que decírmelo. Porque el mundo, como dice esta canción, será una pesadilla pero yo he sido muy feliz. Porque yo, hace ya mucho tiempo que guardo en mis bolsillos un trozo de verdad, mi particular destello de felicidad.

13 comentarios:

Selma dijo...

No sé que tienen tus Textos Laura pero me invaden multiples sensaciones al leerlos, me submerjo inmediatamente en ellos, me identifico, tienes magia al escribir..
Gracias por esta lectura en estya noche antesala del lunes..."guarda en tus bolsillos un trozo de verdad, tu particular destello de felicidad" intentaré hacer lo mismo..
Besos, laura...

Dara Scully dijo...

Estarán para ella mientras ella no esté para sí misma, y le soplarán fuerza despacito para que se le pegue a los poros de la piel y vaya llenándola por dentro.



un miau con avellanas, laurita :)

Sil dijo...

mi particular destello de felicidad....¨
-----------------------
Laurita, es que acaso se puede aspirar a tesoro más grande.
Preciosa entrada.
Te contagia vida y frescura.
Gracias.
BESOS.

Alatriste dijo...

Convirtámonos en un destello de felicidad y sembremos el mundo de alegría, de dicha, de hermosura. Un texto ágil, que contagia optimismo y buen rollo. Emocionante y dulce. Ya veo que Ismael te inspira. Nos ocurre a muchos. Je, je, je. En fin, habrá que ver ahora la película y sobre todo, seguir disfrutando de tan hermosa canción. Espero que poco a poco vaya cesando esa falta de tiempo. Mucho ánimo. Un besazo.

Ladrón de Guevara dijo...

Trabaja para vivir.No vivas para trabajar.

Alguien lo dijo alguna vez, y desde ese instante siempre busco lo que me haga feliz. No pretendo que mi trabajo o mi estudio sean la parte importante de mi vida (Aunque lo haga con entrega). Busco lo que hay más allá, más cerca de mis sueños y de mi.

Cuídate.

Proyecto de Escritora dijo...

Está bonita la canción, ismael serrano tiene una voz peculiar. Siempre nos pones canciones que están bien! gracias por los descubrimientos!
Besos!!

Oski dijo...

Hubo alguien que dijo: "No hay mal que cien años dure".

Supongo que tenía razón, aunque a veces todo parezca irse a pique. Por lo menos eres capaz de ver esos pequeños destellos de felicidad que te reconcilian con el mundo.

Que nunca cambien.

Abrazos.

Regina dijo...

No te conformes con lo que guardaste en el bolsillo.
La vida está llena de destellos de felicidad. Tan sólo hay que ponerse a andar a buscarlos.

Un beso

Roberto dijo...

Laura defiende ese destelloa de felicidad con uñas y dientes...que no te aniquilen tu capacidad de lucha. Nos mandan la rutina y el mundo de los "adultos" para que se nos olvide soñar...lo tienen claro!

un beso. Me encanto la sinceridad que rezuman tus palabras.

Marcos dijo...

Un texto realmente interesante y que transmite muchas sensaciones.

Permiteme que destaque la parte en la que dices que no lograrán las circunstancias de la vida diaria apagar tus sueños. Ya que tener aspiraciones y sueños que deseas que se cumplan y que luchas para ello, es una de las cosas más bonitas ...

angela dijo...

Laura, me gusta Ismael Serrano y esta canción es muy bella. Te cuento Laura; yo, siempre he tenido ganas de cambiar el mundo porque siempre pensé que me habían educado para otro y no fuí capaz por más que lo intente y ¿ sabes qué hice? refugiarme en mi mundo, en mi burbuja de cristal y en silencio .. y, desde allí contemplo el mundo a mi maera y lejos de él aunque a veces es imposible.Bonito lo que nos cuentas y se nota que te sale del corazón pero si me crees, con el corazón y la razón se hacen milagros¡Animo!. Que tengas un excelente finde.Un bs.Angela

K@ri.- dijo...

Lau.. hermoso post y se que si tenes esas fuerzas y que tambien los que te rodean te llenan de eso mismo!

me encanta leerte nena!!!
gracias x tanto

Cecilia dijo...

Yo creo que sí eres fuerte y que todavía eres tan joven como para rebelarte por lo que no comprendes o no te gusta. Lo importante es que tienes con quien desahogarte, quién te calma y quien te comprende.+