Seguidores

miércoles, 10 de junio de 2009

La derecha, la soberbia.



Dice mi padre que mi abuelo siempre decía que lo peor de la derecha no era otra cosa que la soberbia que les caracteriza y creo que, por muchos años que hayan pasado y que aunque esa frase proviene en origen de tiempos de Guerra Civil y posterior dictadura, en nuestros días permanece aún vigente.
Según el diccionario de la RAE, soberbia tiene estas acepciones:

1. f. Altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros.

2. f. Satisfacción y envanecimiento por la contemplación de las propias prendas con menosprecio de los demás.


3. f. Especialmente hablando de los edificios, exceso en la magnificencia, suntuosidad o pompa.


4. f. Cólera e ira expresadas con acciones descompuestas o palabras altivas e injuriosas.



Según los acontecimientos políticos de las últimas semanas, meses o años, la derecha ha hecho gala de esta pecaminosa virtud en diversas ocasiones. Veamos:

1. f. Altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros.
Véase el reciente caso de las elecciones europeas.
El Partido Popular gana estas elecciones en España y en Europa. En España la ventaja con respecto a la segunda fuerza, el PSOE, es de tan solo dos escaños y, sin embargo, esto les da pie para andar pidiendo elecciones anticipadas o moción de censura al Presidente del Gobierno. ¿No es esto acaso altivez o muestra de un apetito desordenado de ser preferido a otros?

2. f. Satisfacción y envanecimiento por la contemplación de las propias prendas con menosprecio de los demás.
En este caso estoy un poco confusa porque no sé si la situación se corresponde fielmente con la definición. Sin embargo, voy a arriesgarme a hacer una valoración que excede los límites de mi conocimiento y espero no confundirme en los conceptos. ¿No es cierto que la actual crisis global es consecuencia directa de políticas capitalistas (también conocidas como liberalismo económico que defienden los partidos conservadores de centro-derecha)? ¿No es verdad que dicha crisis es fruto de la especulación inmobiliaria y de una gestión bancaria que nada tenía que ver con el intervencionismo socialista? Yo no sé mucho de esto, pero me suena a que lo que yo hago no está mal nunca, lo que hacen los otros, aunque sea igual de chungo que lo mío, aunque se corresponda con el tipo de política que defiende mi ideología y aunque yo mismo lo iniciara permitiendo que los especuladores se enriquecieran durante mi mandato, es un desastre que nos sume en este profundo abismo.
Pero bueno, que si esto no se corresponde directamente con la acepción en cuestión, nos basta con recordar al erudito Aznar cuando dijo aquello de ¿Y a ti quién te ha dicho que quiero que conduzcas por mí?. Eso es un menosprecio cuyo origen sólo puede encontrarse en una soberbia como la que caracteriza al expresidente.

3. f. Especialmente hablando de los edificios, exceso en la magnificencia, suntuosidad o pompa.
Se puede definir también como trajes de sastre pagados con dinero negro en habitaciones de hotel que se acaban convirtiendo en toda una trama de corrupción, ante la cual, la respuesta del jefe es una palmadita en la espalda, una vergonzosa muestra de apoyo incondicional al implicado, Francisco Camps (PP) y aquí paz y después gloria.

4. f. Cólera e ira expresadas con acciones descompuestas o palabras altivas e injuriosas.
A esta acepción de soberbia le dan sentido las declaraciones de Silvio Berlusconi (Forza Italia, partido de centro-derecha italiano) sobre los resultados electorales de su partido en las europeas, culpando al fichaje de Kaká por el Madrid y a su mujer de los mismos. Si hay alguien a quien no le parezcan injuriosas o altivas estas declaraciones, que se lo haga mirar.

Seguramente, habrá muchos más ejemplos de actitudes soberbias en los políticos de derechas, como la dificultad manifiesta que muestran para dimitir de sus cargos al ser imputados en tramas de corrupción, o cuando se dignan a pedir explicaciones y dimisiones a los actuales ministros habiéndose negado ellos a darlas ante los familiares de las víctimas del Yak 42., etc, etc, etc.

En conclusión, creo que mi abuelo tenía razón y en su honor, la Chica de la trenza pelirroja ha ejemplificado hoy esta teoría, siendo como es, tarde para que él mismo pueda hacerlo.

Otro día hablo de la lujuria, que me gusta más ;-)


15 comentarios:

gloria dijo...

Te aplaudo por esta entrada, Laura, no sólo porque esté tan de acuerdo que hasta me emociono por las coincidencias, también por lo bien mostradas que están cada una de la acepciones de la soberbia ya altamente demostrada.
Lo más peligroso de la soberbia es intentar combatirla con otra cosa que no sea el trabajo, asumiendo y corrigiendo errores, no cabe la indiferencia, y también te aplaudo por eso. No dejemos que nos venza la sensación de impotencia ante tanta desvergüenza.
Un fuerte abrazo.

Silvia dijo...

El problema es que la soberbia entre los soberbios es aplaudida, es consentida, es admirada y lo peor, imitada.
Y asi, con este panorama ¿la derecha seguirá siendo la misma de la que tu abuelo hablaba?; nuestros nietos y nietas ¿hablarán de lo mismo?

PD, perdón por las interrogaciones porque la respuesta es obvia

Ladrón de Guevara dijo...

Me gusta este análisis que has hecho de la derecha.

Lo que má me sorprende, y me gustaría añadirlo (pese a que a lo mejor no es soberbia sino demagogia) es que pidan la dimisión de Chaves por las concesiones a la empresa en la que trabaja su hija (que no es suya) mientras respalden a gente imputada por delitos más graves como Camps o el archiconocido Fabra.

¿Será estupidez partidista o demagogia política?

Cuídate.

krys dijo...

Lo has clavado!! Más claro imposible.

Saludos! ^^

Cecilia Alameda Sol dijo...

¡Lo has contado tan de maravilla...!
Muchas veces la soberbia es una capa que se ponen los ineptos para despistar a los demás, para esconder sus fallos o deficiencias. Seres que se fingen altivos, superiores, pero que son gigantes con pies de barro, a punto siempre de desplomarse. ¿Les pasará esto a esos seres soberbios y boquilargos que citas en tu entrada?
La soberbia de pedir elecciones cuando sólo hace un año que perdieron las generales, lo que induce es a la risotada.
Estoy contigo y con tu abuelo.

Miriam dijo...

Definitivamente no se mucho sobre lo que hablas pero sí se lo que quieres significar...
Y te digo algo, los abuelos siempre, siempre tienen razón.
Besos

Sil dijo...

LAURITA ESTOY FUERA DE CASA POR UNOS CUANTOS DIAS Y RE COMPLICADA Y NO PUEDO LEER NI COMENTAR LOS POST , PERDÓN POR MI AUSENCIA, CUANDO TODO VUELVA A SU CAUCE ESPERO PRONTO VOLVERÉ A TU SITIO PARA LEERTE COMO TE LO MERECÉS.,
BESOS MILLONES
SILVI

Selma dijo...

¡Como la lujuria ( que también prefiero ;-)) sea igual de bueno!

Excelente Laura, as usual..
Besitos!

Marcos dijo...

Aunque con ciertos matices, sobre todo si hablamos de la derecha europea, la verdad es que das en el clavo. La definición se ajusta demasiado bien a la clase política conservadora en España. Aunque ya digo, siempre todo es matizable, pero el día a día da la razón a tu post.

Espero que vayan bien las obras en el blog y que puedas terminarlo pronto...

Marcos dijo...

Por cierto, esperamos el de la lujuria...

Heloise dijo...

La soberbia, en todos los ámbitos de la vida, es el peor de los pecados.
Los soberbios pasan por el mundo pensando que tienen todos los derechos y ninguna obligación y que hay que rendirles pleitesía como si fueran los dioses del universo; así, esconden su pequeñez. Esconden entre comillas, porque tarde o temprano son descubiertos.
Un beso y mi cariño, Laura.

mariah dijo...

Claro y falto yo............jejeje.
Pues yo como ya se puede suponer estoy en desacuerdo con parte del contenido del post. Pero tengo que felicitar a la chica de la trenza pelirroja por lo bien que sabe escribir. Ya llevaba yo tiempo esperando un post de estos.
Un beso muy fuerte de "una morada"

Álvaro Dorian Grey dijo...

Que buen post, te felicito por desgranar todo lo que está ocurriendo con esta derecha tan "centrista".
Si hablas de lujuria pon al papi Berlusconi... que es un grande.
Saludos y salud

POQUITO dijo...

Gracis m'ija...por acordarte de tu abuelo, era grande en sus ideales. Un beso.

Perfecto dijo...

¿Que la derecha es soberbia? ¿Que dices? Si son la gente de orden, y ademas,la soberbia es un pecado...y ademas ¿porque no se puede ser soberbio? Luego se confiesa y a otra. Yo la verdad es que prefiero otras cosas de la derecha. Por ejemplo, su doble moral, su hipocresia, su mala leche, su patrioterismo, su nacionalimo a ultranza, su ignorancia. Pero ¿la soberbia?
Escribenos mejor de la lujuria, si no de la derecha, de la lujuria a secas. Seguro que de esto tambien la derecha sabe mucho.