Seguidores

miércoles, 15 de julio de 2009

New England


-Bien, Señorita Cooper...
El señor Rodgers miraba con detenimiento y escaneaba cada línea del currículum de Elinor Cooper intentando detectar la manera de ponerla en un aprieto y decidir si era o no apta para el puesto. Se había planteado que le ocurriera lo que precisamente esa mañana de otoño le estaba pasando, pero hasta que no se tuvo que enfrentar a ello, no se percató del peligro real que suponía que aquellos ojos fijos le sostuvieran la mirada durante tanto tiempo y aquellos labios sensualmente carnosos contestaran con precisión cada una de sus felinas preguntas de entrevistador. Sabía que su recién otorgado cargo de director del Departamento de Recursos Humanos acarreaba el peso de las entrevistas más importantes y la decisión recaía casi en exclusiva sobre él, pero nunca antes tuvo que aplacar sus primarios instintos para no saltarse las rígidas normas de la compañía y contratar a esa mujer por el solo hecho de poder disfrutar a diario de su compañía, oler su perfume afrutado cuando la encontrara en el ascensor y disfrutar charlando con ella a la hora del café.
- Según su currículum y la carta de recomendación de su empresa, es usted una experta en estadística computacional y se ajusta perfectamente a las características de la vacante ofertada por nuestra compañía. Además, sus estudios de doctorado indican una...
Al tiempo que exponía razones que justificaban más que de sobra la contratación de la candidata, Sean Rodgers sabía que no estaba siendo lo objetivo y escrupuloso que de él se esperaba. Siempre fue un niño prodigio, un as en los estudios y un crack en su profesión. Su inteligencia, acompañada de una gran intuición y sentido de la justicia le hicieron ascender pronto y alcanzar, a su corta edad, un puesto de responsabilidad.
Tal vez no esté preparado para esta responsabilidad, se dijo tratando de excusar su pueril comportamiento.
Supuso que para terminar dignamente la entrevista debía concluirla cuanto antes y soltó un comentario que encerraba una pregunta interesante mientras hacía que se fijaba en el lugar de origen de Elinor Cooper.
- ¿Y qué le trae por Southampton a una chica de Nueva Inglaterra? Mientras formulaba la pregunta, a su cabeza se venían los acordes de una canción que sus padres escuchaban en el tocadiscos cuando él era pequeño y que decía algo como Sweet New England.
Elinor le sonrió con complicidad, relajándose por primera vez desde que entró por la puerta la compañía y tomó el ascensor para acudir al despacho de Rodgers.
-¿Buscando tus orígenes?, continuó Rodgers riendo su propia gracia y sintiéndose esta vez más ridículo que nunca, lo que le llevó a pensar que quizá no fue una buena idea romper el hielo y dejar de ser un hierático entrevistador. La canción era de Simon & Garfunkel, ¿no?, pensaba sin poder detener los compases en su cabeza.

Elinor respondió con simpleza que sus orígenes, en todo caso, eran irlandeses y le soltó una frase cliché del tipo Me apetece vivir en Europa, viajar y disfrutar de la cultura del viejo continente para contestar a su pregunta.

La entrevista concluyó con éxito y dos semanas después Elinor Cooper fue contratada por la empresa. Cuando coincidían en el ascensor, Sean podía respirar de cerca su perfume y descubrir que el afrutado olor que la caracterizaba y la hacía irresistiblemente atractiva provenía también de su cabello. A la hora del café, Sean y Elinor charlaban junto a otros compañeros, mientras a él le seguían viniendo a la mente los acordes de la canción de su infancia cada vez que pensaba en ella o la veía. Era de Paul Simon, definitivamente.

Casi nunca coincidían a la hora de la salida, pues las responsabilidades del puesto de Rodgers le obligaban a permanecer más tiempo en la oficina. Un día, al bajar al parking vio a una mujer encerrada en su coche llorando. Era Elinor, sin duda. Se acercó para comprobarlo y tocó con los nudillos la ventanilla para que ella la abriera. Al ser descubierta, Elinor se secó las lágrimas y trató de recobrar la compostura. Arrancó el motor avergonzada y salió a trompicones de la plaza. Habían pasado varias semanas desde que se instaló en la ciudad, pero aún no le había cogido el punto a los coches europeos. Algo le dijo que se detuviera y bajó la ventanilla despacio mientras se disculpaba por llorar como una idiota al escuchar una canción de su infancia. Sean sonrió al comprobar que la canción que ella escuchaba era la misma que rondaba una y otra vez su cabeza desde que la conoció. Se miraron un instante y la risa les invadió sin razón aparente.
-Anda, sube al coche. Elinor invitó a su jefe dando un suave golpecito al asiento vacío de su izquierda al tiempo que se mordía con picardía el labio.- Tienes que enseñarme a manejar estos trastos europeos por la izquierda.

10 comentarios:

Miriam dijo...

Que buen relato! Pasará esto alguna vez en la realidad? quiero pensar que sí... tengo un alma excesivamente romántica...
Besos Lauri

Marcos dijo...

Lo primero tengo que decir que la canción es muy bonita. La verdad que Simon & Garfunkel está muy bien.

El relato es realmente bonito, hemos visto el inicio de una bonita amistad, quizá algo más.

Que sepas que me ha gustado mucho la foto que has sacado acompañando al post. Precisamente el otro día te hable de New England, como uno de los lugares que me gustaría conocer de US, no sé si es porque es lo más europeo de aquellos lares...

HELOISE dijo...

Aunque no haga comentarios, por falta de tiempo, te sigo leyendo, Laura.
Tus posts son todos preciosos y están estupendamente escritos.
Un beso.

Selma dijo...

La foto, la canción y en medio este relato.. hacen del conjunto una maravilla para mirar, leer, escuchar en esta mañana de domingo.. Gracias Laura, Preciosa!
Un beso muy cariñoso..

Ryoga dijo...

que bonita la historia,estuvo muy entretenida de leer,creo que podias continuarla y seguir contando que tal le fue a esos personajes

Dara Scully dijo...

Las casualidades siempre significan algo. A Cat le gustan.



Miau de sandía, señorita Laura :)

Alatriste dijo...

No creo en las casualidades. Todo ocurre por algo y tiene un motivo. ¿Dará para más esa amistad? Un beso y gracias por felicitarme por la boda de mi hermano. Me hizo ilusión verte en la fiesta. Je, je, je. Besos.

Laura dijo...

Hola, hola
Estos días no he tenido tiempo para visitaros mucho y pido disculpas por ello. Es probable que me tome unas vacaciones blogueras en breve, que de todo hay que descansar.
Miriam, nunca y digo NUNCA se tiene un alma demasiado romántica.
Marcos, ese viaje a Boston y alrededores está hecho, pero no sé cuándo...
Heloise, comentar es una opción, nunca una obligación. Ya sé que te pasas y ojeas. La chica de la trenza pelirroja lo sabe todo, jaja.
Gracias Selma y Rioga. Dejo la continuación de la historia en el aire para que os la imaginéis vosotros mismos.
Dara y Ramón, casualidad o no, sonó la melodía y eso ya no hay quien lo pare.
Un besazo a todos!

Javi dijo...

Hola Laura!!!

11 meses sin pasarme por aquí y parece que todo sigue igual que cuando me fuí, cosa que me alegra bastante!!!

Como siempre un placer poder tener tiempo para volver a leerte y espero este año estar más libre. :)

Abrazos!!

-javi-

Alatriste dijo...

Hoy no vengo a leerte, perdóname por ello.

Hoy descubrí que una canción puede hacerte llorar, que la música te hace recordar vivencias de tu vida, las cuales, no tienen por qué ser buenas.

Así que como te considero una buena amistad, quise compartir mi herida contigo, con la esperanza de que la carga sea al fin menos pesada para mí.

Perdón por desahogarme en tu hombro, pero descubrí esta canción por casualidad y no quise sentirme solo ante ella, no quise quedarme abandonado en mi mesa del Café.

Un abrazo fuerte.

http://www.youtube.com/watch?v=6J4H_M3Mckg&feature=related