Seguidores

jueves, 2 de julio de 2009

Tal vez


Dame tu mano hoy sin falta, que me urge más que nunca la huida que tantas veces planeamos. ¿Recuerdas cuando jugábamos a reconocer formas en las nubes mientras yo apoyaba la cabeza en la bolsa y tú en la arena? Me parece que fue antes de ayer. Tal vez lo fue.

Rescátame y arranca el motor del futuro, que te prometo que no pienso volver la vista atrás. ¿Recuerdas los tiempos en los que nos reíamos poniéndole muecas al espejo y a la cámara del móvil? Me pareció que fue hace poco. Tal vez lo fue. Ven cuando quieras. De noche, de día.

Despiértame si estoy soñando, libérame de ese mundo ficticio creado porque mi imaginación necesita explicarle a mi razón que la vida no puede ser sólo un cúmulo de normas que cumplir. No te acordarás...no creo. O tal vez sí. ¿Recuerdas cuando le dabas caladas esporádicas a mis cigarros e inclinabas la cabeza para expulsar el humo por la ventanilla del coche? Hoy me parece que no ha pasado tanto tiempo. Y tal vez no pasó tanto tiempo ni tantas cosas después de todo.
Tal vez, pasados los días, los meses y los años seguimos siendo los mismos principitos, filosofando hasta de lo más simple.

Tal vez sigamos yendo juntos a los mismos lugares y nos lo pasemos igual de bien aburriéndonos juntos. Tal vez con el tiempo, nada haya cambiado, aunque cada día un milímetro de arruga surque mi piel pecosa y el gris apague dos o tres de tus negros cabellos.


Tal vez todo siga igual, con la diferencia de que yo ya no fumo y tú ya no tienes ese coche.

12 comentarios:

SIL dijo...

Rescátame y arranca el motor del futuro, que te prometo que no pienso volver la vista atrás...
--------------------------

LAURITA, OJALÁ PUDIERA HOY GRITAR ESO.
OJALÁ ÉL ME ESCUCHARA...
OJALÁ YO ME ATREVIERA...
PRECIOSO POST.

BESOS MILES

ANABEL dijo...

Tu post se me hace una especie de montaña rusa de ayeres y hoy, una montaña que precisa de un mañana, y que sin duda lo tendrá.
Besos gordos

Ryoga dijo...

muy bonito todo el texto,escribes muy bien

krys dijo...

Precioso, todos hemos pasado por esos momentos algunas veces y tu texto lo detalla y explica a la perfección.

Saludos!^^

Miriam dijo...

Laura, muchas serán las diferencias entre el hoy y el ayer... vamos cambiando,perdiendo y ganando cosas, en movimiento permanente... pero ese ayer con tantas cosas vividas con amor, son el suelo firme en el que podrán pisar los dos cuando pasen los años.
Solo ese tiempo vivido plenamente, locamente, sirve para rescatar presentes no tan felices...
Rescátense mutuamente, ayer, hoy y mañana...
Besos

Selma dijo...

Me has dejado entre pasado y futuro.. con presente incierto..

Besos Laura...

Allie dijo...

Hola guapa!!!

Muy bonito lo que escribes, como siempre...

Te ha quedado mi chulo el cambio de imagen; muy femenino pero bastante rosa, no? jejeje. Ya sabes que yo siempre fui muy de verde.

Siempre estoy por aquí aunque no comente.

Besotes.

Proyecto de Escritora dijo...

lamentablemente todo cambia. pero a veces esos cambios son buenos y las personas se siguen "aburriendo" juntas como antaño.
besos!!

Dara Scully dijo...

Cambia lo que tiene que cambiar. Lo que realmente importa, sigue estando ahí. Porque aunque pasen diez años las nubes siguen ahí para que las miremos, e igual ya no se roban caladas en un coche viejo, pero la esencia de quienes lo hacían sigue ahí. Y es magia.


un miau gigante, laura bonita :)

Marcos dijo...

Que bonito relato, la verdad es que tienes la capacidad de crear mágia con tus palabras.

A la vista del texto, parece que el paso del tiempo no es tal...

Laura dijo...

Las cosas, inevitablemente cambian, evolucionan. Lo importante es, sin duda, que lo esencial se quede intacto y te espere a la salida de un día de permanenete tensión para pasar su brazo por tus hombros y acercarte para besar tu frente. Lo esencial, lo único que se mantiene ahí, es lo que marca la diferencia entre ser o no ser feliz. Lo que cambia, lo que varía, lo que nos hace crecer y madurar, es precisamente lo que nos hace apreciar a esa persona que se emntiene intacta en el tiempo y en el espacio.
Y no, Marcos, no han cambiado tanto las cosas después de todo.
De lo cual, me alegro y por lo cual, te doy las gracias.

Besos y gracias a todos por tener un tiempo que dedicarle a La chica pelirroja, aunque ahora ella no lo tenga para vosotros.

gloria dijo...

Tal vez funcione, tal vez sea posible, como dice Anabel, contar con un mañana en medio de tanto ayer.
Un beso, Laura.