Seguidores

sábado, 17 de octubre de 2009

PIÉNSALO BIEN



Una ley que regule la interrupción libre del embarazo concede derechos a mujeres y hombres para decidir si quieren o no tener un hijo.
Una ley que regule el aborto, no obliga a abortar a todas aquellas mujeres que desean tener un hijo o aquellas a las que sus creencias no permiten abortar.
Una ley para y por el aborto libre evita embarazos no deseados, rupturas sentimentales, conflictos familiares y sociales.

¿Quién está en contra de esta ley? Los curas, los obispos, los cardenales. Todos ellos personas que se supone que llevan una vida de celibato, alejados del sexo y de sus consecuencias. No creo que sean los más adecuados, pues, para tratar este tema.
Los grupos políticos y las asociaciones españolas más conservadoras y rancias. Miembros o hijos de miembros de gobiernos franquistas, caracterizados por su falta de tolerancia y su poco sentido de la democracia y de los derechos humanos.

¿Quiénes apoyamos esta ley? Los que llevamos tiempo exigiendo unas condiciones sanitarias dignas para la mujer que desee abortar. Los que otorgamos a la mujer el derecho a decidir si quiere o no traer un hijo al mundo. Los que sabemos que es una decisión dura y complicada y que lo último que les hace falta a estas mujeres es que las estigmaticen y las conviertan en seres clandestinos y las califiquen como asesinas o delincuentes.

¿Y tú qué opinas? Sea lo que sea, piénsalo bien y no seas hipócrita.

20 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Tengo claro que la decisión es de la persona que piensa abortar, no de aquellos que nada tienen que ver con el sexco o que buscan un voto de los más reacios al avance social.

Estoy a favor de una ley que hace progresar los derechos que con tanto esfuerzo se consiguen.

p.d: Se echaban de menos tus entradas reinvindicativas.

Cuídate.

Cecilia dijo...

Nadie aborta por gusto. A nadie le divierte meterse en un quirófano y pasar por el trance de decidir abortar. Eso para empezar.Eso lo primero.
Pero es que no se puede tener un hijo a lo tonto, sin estar preparada, sin tener medios económicos, sin estar preparada, sin tener casa, sin tener trabajo, sin haberlo deseado... Hay que tener los hijos cuando se quiere y se puede. ¿Tan difícil es de entender?

Otra cosa: si los médicos en una gran mayoría, si los científicos dicen que ese conjunto de células no es una persona, ¿por qué vamos a creer lo que dicen los curas, sus acólitos, las niñitas monas que van repartiendo fetitos en sus manifas, los políticos tipo bigotes y señora o el Tristón Oreja, si ninguno de ellos es una eminencia intelectual ni un investigador científico?

Y otra cosa. ¿Es que no han abortado las señoras de la derechona durante todo el siglo XX?

Ryoga dijo...

yo estoy a favor de esta reforma de la ley de aborto,me parece una cosa positiva para la sociedad y el único punto que creo que habia que revisar es el de que las menores puedan abortar sin comunicarselo a sus padres,aunque la decisión debe ser suya no me parece bien que esos temas se traten en secreto.

Miriam dijo...

En primer lugar creo, que hoy en día hay maneras de evitar un embarazo antes que se produzca. Pero también es cierto que muchas personas no tienen la suficiente preparación (falta de cultura gracias a esta sociedad...)y entonces no saben, ni como, ni tienen los medios.
Por eso estoy de acuerdo con esta ley. Que también estaría bien acompañarla de una educación responsable, desde pequeños.
Mujeres y hombres deben saber desde pequeños de que se trata el sexo y de que manera pueden evitar un embarazo no deseado.
Pero aún así esa ley es necesaria. Por todo lo que tu dijiste.
Besos

Laura dijo...

La verdad es que no entraba dentro de mis planes insistir con este tema, ya que lo había tratado anteriormente y había recogido vuestras interesantes opiniones. Sin embargo, lo de la manifestación de ayer me superó y no pude evitar el desahogo.

Gracias por los comentarios.

HELOISE dijo...

A mi me parece que es una decisión muy íntima; que sólo compete a la mujer. ¿Qué derecho tiene nadie a decidir por ella? Se trata de su vida, de su cuerpo, de su futuro. Suya es la decisión última y de nadie más.
Ahora bien, abogo por una mayor responsabilidad de los jóvenes, que tienen, a mi juicio, suficiente información y medios para evitar embarazos no deseados.
Y no estoy de acuerdo con que las menores de edad puedad abortar sin ponerlo en conocimiento de sus padres. Me parece de locos.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Cada uno puede tener una opinión sobre si esta o no de acuerdo, lo que no se puede negar es que, esta ley, es una ampliación de libertades. Ojala nadie tuviera que utilizar una clínica para abortar pero, nunca se sabe, mejor garantizar una libertad a aquellas personas que lo solicitan.
Esto pasará como hace años que, los que se manifiestan, mandan a sus hijos abortan a Londres...
saludos y salud

Anónimo dijo...

Mi opinión como veo que ocurre con muchos de vosotros, es que cada mujer tiene derecho cuando quiere o no quiere tener hijos y la libertad de decidir, ya que no supone hacer algo fácil y seguro que será una decisión más que meditada por cada mujer.

Dara Scully dijo...

Es una ley que permite elegir, no que obliga a ello. Es tan simple como que, si tus creencias te impiden hacer algo así, no lo haces. ¿Por qué quieren imponer sus creencias o su opinión? Deberían aprobarla y que cada uno luego hiciera lo que creyera más conveniente.



miau
de
caramelo

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que escribe la chica de la trenza pelirroja (como la mayoría de las veces), pero como todos, con diferentes matices.

Estoy de acuerdo con lo que dice Cecilia, de que en principio, nadie lo hace por gusto, pero que me decís de la gente que repite, incluso en el mismo año!! Por eso como dice Miriam, estaría bien acompañarla de una educación responsable, desde pequeños.
Que se pueda elegir lo que hacer en cada momento, perfecto, pero que se intente frenar utilizando medios anticonceptivos, no solo por los embarazos no deseados, sino como medida de prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Y no estoy de acuerdo con que las menores de edad puedan abortar sin que se enteren sus padres.

Lo de las manifestaciones ya es la leche, que se dedique hacer otras cosas, hombre!!

Alatriste dijo...

Es un tema que yo creo que siempre traerá polémica, porque en este país, todo se politiza y siempre existen dos bandos para todo. Así no es posible entenderse, ni llegar a acuerdos, ni buscar lo mejor para todos. Para mí la vida es el don más valioso que tenemos, pero tampoco creo que deba estar por encima de todo. Pienso que cada uno debe de ser libre para escoger su destino. Un beso fuerte, niña. Cuídate.

Brujaroja dijo...

La hipocresía de esta sociedad es tan exagerada que parece una caricatura. Aznar se manifiesta contra el aborto: después de gobernar durante ocho años (y cuatro de ellos con mayoría absoluta) y no tocar ni una sola palabra de una ley que existía. Ah, claro, que se manifiesta contra la modificación de la ley. Que lo que había cuando estaba él estaba bien, y por eso no lo tocó. Pero ¿la manifestación no era contra el aborto en general que es asesinato según ellos?
Ay, dios, cómo me aburren.
Cualquiera diría, viendo esa beligerancia, que es una ley que obliga a todas las mujeres a abortar.
A mí me gustaría poder meterme en las cabezas de todos los manifestantes y contar cuántas de ellas han abortado, cuántos han pagado los abortos de sus amantes, cuántos padres han enviado a clínicas discretísimas a sus hijas a abortar...
Cuánta hipocresía...

Rodolfo Serrano dijo...

Pues, qué decir?
Estoy al cien por cien con tu penúltimo párrafo. también apoyo la ley, vamos.

Laura dijo...

Para reflexionar sobre lo de las mujeres de 16 años, recomiendo la lectura de este post desde el blog Ciberculturalia (gracias a Cecilia).

http://ciberculturalia.blogspot.com/2009/10/me-aburren-hasta-decir-basta.html

Creo que ayuda bastante a verlo de otra manera. Para todos, pero en especial para Heloise y el último de los anónimos.

Saludos y gracias por los comentarios.

HELOISE dijo...

Leeré con mucho interés el post de Ciberculturalia, Laura.
Siempre es bueno tener conocimiento de otros puntos de vista.
Gracias. Un beso.

Roberto dijo...

me encantan tus entradas incendiarias...

suscribo hasta la última coma,el caso de las religiones es muy sintomático, poniendo cortapisas a la libertad...

un beso

Cecilia Alameda Sol dijo...

Las menores que con 16 años se quedan embarazadas, ¿habrán recibido suficiente información de sus padres para saber que deben usar un preservativo cuando se acuesten con un chico? ¿O son, como debía ser la de Sara Pallin, ignorantes de los metodos anticonceptivos porque en su casa no se habla de sexo? Si es esto último, no me extrañaría que las niñas no quisieran contarles a sus padres que están embarazadas.
Lo importantes, pues, es que los padres se ganen la confianza de sus hijos e hijas para que, cuando llegue la ocasión, ellos y ellas le transmitan su problema, no porque necesiten su consentimiento legal, sino porque necesitan su ayuda moral.

Lo que nadie va a evitar, por mucho que inculque a sus hijos la idea de que la castidad es maravillosa, es que los chicos tengan relaciones sexuales cuando les dé a ellos la gana.

Marcelo dijo...

Todo el mundo está en contra del aborto (me molesta el término "abortista") El asunto es qué hacer cuando se presentó el problema. hoy, en Argentina mueren muchas jóvenes por falta de debida atención médica en abortos clandestinos. Y de ellas nadie se acuerda en la Iglesia.

Marcos dijo...

Suscribo al cien por cien lo que dice la chica de la trenza pelirroja. Y no puedo pasar sin destacar que a mi también me parece chocante que la Iglesia que se supone que de tener niños y demás, nada de nada, tenga que opinar y adogtrinar sobre tan importante tema.

Desde luego que hay métodos para no llegar a estas situaciones, pero me pregunto yo, que será mejor un aborto, o dar a luz a una criatura que luego será abandonada o no criada de la forma que se merece...

Anónimo dijo...

Vaya rancios que son los pancarteros.

Que dejen hacer a cada uno lo que quiera y que crea que es mejor para su vida. Si quieres abortar, sólo tienes que decidir tú.