Seguidores

viernes, 5 de septiembre de 2008

Mila y Sara

Son las siete de la mañana. A Sara le despierta una nausea que la obliga a abandonar su cama y correr hacia el baño. Después del vómito, se aclara con agua fría y bebe un sorbo. Se incorpora para ver su reflejo en el espejo y comprobar que, efectivamente aún es una niña. Una niña de dieciséis años que viste un pijama de ositos y comparte cama con Trasto, su perro de peluche favorito. Sale al pasillo para retomar la vuelta a su cuarto pero la detiene un ruido que proviene de la habitación de sus padres. Mila, su madre, tira de la cisterna de su baño y se arrastra hasta la cama donde se tumba boca arriba hasta que se le pase el mareo. Una mano sobre su vientre, la otra busca el dorso de su marido, que duerme plácidamente.
Sara quiere entrar a la habitación y contarle a mamá lo que pasa. Ya va por su segunda falta y los vómitos se hacen cada vez más difíciles de silenciar en las horas en las que el sol apenas asoma por el este. Quiere contarle que fue un error, que se arrepiente, que no sabía lo que hacía. Quiere suplicarle que haga algo para sacar eso de su cuerpo, para recuperar una inocencia que se le antoja cada vez más lejana.
Mila, muy quieta, espera a que seque el sudor de su pecho y acaricia la espalda de su marido para que despierte. Quiere contarle que fue un error, que no es la menopausia, que el cuarto está en camino. Ahora que el pequeño empieza por fin la primaria. Ahora que no nos salen las cuentas, ahora que los sueldos están congelados y la vida sube y sube sin remedio.
Pero Sara no entra en la habitación por miedo a la reprimenda, al castigo, a la decepción en la cara de sus orgullosos padres. Mila nota como su marido se revuelve en sueños y gruñe porque no quiere despertar, así que detiene su llamada.
Una semana después Mila regresa de la clínica que le recomendaron en el centro de planificación familiar. Todo ha salido bien, se encuentra perfectamente y la han tratado fenomenal, con la discreción y amabilidad que tanta falta le hacían. En sus ojos, restos de lágrimas que aún no han secado.
Al llegar hay una ambulancia. Dos tipos cargan a su hija Sara en una camilla y la introducen en la parte trasera del vehículo. Sara detiene el coche y corre al lado de su hija. Pregunta alarmada a los médicos, a la niña, a su marido que también está allí. La enfermera le informa. Sara tiene una hemorragia provocada por un aborto practicado en malas condiciones. Se la llevan al hospital y allí se recuperará. Le dicen que no es grave, que no se preocupe.
Mila tranquiliza a su hija, le da la mano. Mira a su marido que la mira perplejo, como sin saber qué hacer. Mila le dice que se quede con los niños, que ella la acompaña al hospital. Que le llamará al móvil en cuanto la vea el médico. Que no es grave, que no se preocupe.
En la ambulancia Sara no habla, apenas tiene fuerzas. Mila aprieta la mano de su pequeña y la mira. No la juzga, no puede hacerlo. Piensa en la dureza de la soledad, en la injusticia de llevar a cabo en secreto una necesidad, el ejercicio de un derecho. Piensa en el riesgo innecesario y mira a su pequeña Sara para transmitirle la discreción y amabilidad que tanta falta le hacen.

Por el fin de una ley que sólo despenaliza lo que antes era un delito. Por una ley valiente y progresista que ampare los derechos de las mujeres y del personal sanitario que interviene en las interrupciones voluntarias del embarazo.

20 comentarios:

demi moore dijo...

Muy buena introduccion Laurita, estoy a favor de esa ley que reclamas,pero por supuesto con un control ya que gracias a dios vivimos en una epoca en la que hay muchos medios anti-conceptivos.No podemos ir a lo loco pensando en la solucion mas facil, a la vista esta el abuso que hay por parte de los adolescentes de la pildora del dia despues...Pero siempre hay casos que te sobrecogen,especiales,que se merecen la comprension y la ayuda de la justicia..
Muchos petons...

Miriam dijo...

Mi Laura querida, para mí es un tema tan dificil... pero no me cabe duda que tiene, debe, haber una ley que permita decidir en casos que realmente es necesario interrumpir el embarazo.
Creo que también es necesario que las mujeres entiendan que hay muchas formas responsables de poder decidir que el bebé llegue o no a sus vidas.
Primero lo primero, pero si, desde luego, la ley debe existir definitivamente.
Besos

Marcos dijo...

Una ley necesaria, ya que este tipo de cosas se deben de hacer bien y no como hasta ahora. Habrá que esperar...

mariah dijo...

Un relato que refleja la realidad. Pero tambien analizar que de una forma indirecta en España es "legal" el aborto. Porque si yo quiero abortar, voy a una clinica, PAGO, y ya esta. Asi que me parece a mi que es "medio legal" o "medio ilegal"

mariah dijo...

Se me olvidaba decir que estas clinicas que hay en España estan autorizadas para hacerlo, solo hay que mirar en prensa y demas sitios y vienen anunciados. Tambien hay que reconocer que las habra ilegales, sin papeles autorizandoles, que eso si que es lo peligroso.

Saludos.

Marcos dijo...

El problema es ese, las clínicas ilegales, que por cuatro Euros (se dice así???) practican el aborto sin las mínimas medidas sanitarias...

Xini dijo...

En cierto modo creo que debe de haber una ley que regule este tema pero, es un tema desde mi punto de vista tan delicado. Hay tantos puntos que tratar que es difícil saber cual es lo correcto y que no lo es. Entran en juego tantos aspectos morales.....

Y como no, casos hay tantos como personas, algunos comprensibles y tan sobrecogedores que hacen que se plantee efectivamente una ley, pero sin embargo, hay otros que por muchas vueltas que le des no llegas a entender.

Estoy muy deacuerdo con lo que dice Demi pq habiendo hoy en día todos los medios anticonceptivos que hay tampoco es cuestión de ir a lo loco y abusar. No entiendo como hay gente que pueda llegar a pasar por dos o incluso tres abortos. Aunque bueno, sus historias tendrán tb.

Saludos

K@ri.- dijo...

Muy pero muy fuerte y real la entrada de hoy...
no hay mucho mas que decir... coincido, estoy totalmente de acuerdo con lo que responde demi.
un abrazo
k@ri.-

Lore dijo...

menudo tema...la vida a veces es el mundo alrevés: hay tantas mujeres que quieren tener hijos y no pueden; y tantas otras que quieren deshacerse de los suyos ... y dentro de cada uno de esos dos grupos, tantos y tantos casos individuales y diferentes ... cada situación es un universo distinto, con su historia y sus razones, todas justas ... si yo me quedase embarazada y tuviese 15 años, querría abortar...si yo tuviese 35 años y no pudiese tener hijos, querría que alguien me lo diera en adopción...menudo dilema... no sé, quizá con una verdadera educación sexual responsable...utopía, lo sé...y bueno, si hubiera de elegir, voto por una ley que proteja el derecho de la mujer a elegir...al fin y al cabo, es su cuerpo y su vida

pazcodi dijo...

Yo también estoy deseando que por fin halla una ley del aborto,tema tan complejo,pués yo pienso que no hay ninguna mujer a la que le guste abortar, mas bien todo lo cotrario, y que si lo hace, es por que no le queda otro remedio.Por lo tanto yo creo que la mujer tiene todo el derecho a abortar cuando ella y solo ella lo decida.Si una ley se lo va a facilitar bienvenida sea, pero no debería hacer falta.

Laura dijo...

Vamos a ir por partes, chicos y chicas.
Lo primero, que mi petición es la renovación de una ley (la existente actualmente) que se hizo en el año 1985 para conseguir una despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo bajo tres supuestos legales, que todos conocemos. Por lo tanto, con ella el aborto deja de ser un delito y pasa a ser LEGAL bajo, al menos, uno de esos tres supuestos.

En aquel momento fue una ley valiente, ya que apenas hacía diez años de la muerte del "caudillísimo" y aun había heridas abiertas (bien distintas a las que algunos nombran ahora).

Ahora, lo tiempos son otros, por eso mi petición es que las leyes evolucionen conforme evolucionan las sociedades. Ni más ni menos.
Por otra parte, sé que existen buenas clínicas donde se practican abortos, donde se cuidan las medidas sanitarias y la confidencialidad de las pacientes, pero, a las que no todo el mundo puede acceder por su alto coste.

Por último, y quizá me gustaría dotar de más importancia a esto, creo que la clave de una ley con menos limitaciones, menos clandestinidad y menos tabúes religiosos reside en una educación sexual sana, impartida desde el ámbito familiar en coordinación con el escolar y con una facilidad de acceso a los anticonceptivos (en precio y distribución)que ahora no existe.

Pero hay que comenzar ya a darle vueltas a todo esto, a debatirlo, a planteárselo como sociedad moderna ¿no creéis?

Cecilia Alameda Sol dijo...

Totalmente de acuerdo contigo: hay que modernizar la ley y dejar de tenerle tanto miedo a los que se oponen a legislar el aborto ni aún en caso de menores y violaciones. La opinión de la iglesia no debe prevalecer sobre la del resto de la sociedad. Y en caso de duda, que se haga un referendum.
Mejor educar en la prevención, por supuesto, pero ¿por qué los mismos que están contra el aborto se oponen a que se les hable a los niños y a los jóvenes de la sexualidad? Porque suelen coincidir, es curioso.
Otra cosa: en España los que tenían pasta han abortado siempre, en tiempos de Franco y en democracia. Sin necesidad de irse a Londres, algunos de ellos, porque aquí encontraban médicos que les hacían el favor.

angela dijo...

Laura, es un tema muy complicado yo, personalmente dejo que cada uno actúe segun su conciencia.Que disfrutes el fin de semana.Un saludo. Angela

begoyrafa dijo...

Determinados sectores de esta sociedad nuestra tiene miedo a este tipo de leyes. Piensan que ampliar los supuestos del aborto, los convertirá en obligatorios.
En tiempos en los que se legislaba el divorcio, el ponente de la entonces Alianza Popular que se oponía a la ley era Álvarez Cascos. Se opuso con tanta fuerza a esa ley que creo que ya la ha usado unas cuantas veces.
Un abrazo
Rafa

manu dijo...

Me parece muy bien que la mujer pueda tratarse en lugares acordes y no de forma oculta e ilegal.

Pero pido por favor que se den clases de sexualidad en la escuela. Yo tengo 25 años, y tengo amigos, conocidos, gente que se conoce de nombre....que siguen haciendo cada boludez que no entiendo. Espero que la gente se quiera un poco mas, que no tenga miedo en preguntar y que se cuide. Usen preservativos!


Besito

Allie dijo...

Un tema muy delicado.......
Como ya habéis dicho muchos, debería modernizarse dicha ley, ya que así evitaríamos que se hiciera en clínicas de forma ilegal (muy peligroso), o de forma "legal" (pero que en realidad no lo es tanto).
Yo creo que lo mejor sería una educación adecuada, tanto en casa (sobre todo en casa) como en los colegios e institutos, para no tener que acabar en una clínica para que te practiquen un aborto. Hay muchos medios para no llegar a eso, y que decir de las enfermedades de transmisión sexual, en aquellos casos el los que no emplean ninguno de estos métodos…
Es increíble la pila de embarazos no deseados que se dan, (uno no se da cuenta hasta que lo ve cerca) seguro que la mayoría se evitaría con un simple preservativo.
Por favor, relaciones sexuales con cabeza!
Saludos a todos.

POQUITO dijo...

¡¡Vaya temazo que nos ha sacado la de la trenza!!, me he incorporado tarde al comentario y está todo dicho, los afines al blog parecemos todos de la misma tendencia, no hay nadie en contra, aunque a "algunas" se las ve el "pie cojo", tal vez por su juventud o inmadurez (sin acritud por favor). Si, una Ley justa para todos, pero sobre todo el DERECHO DE LA MUJER A SU LIBRE ELECCION. ¡¡ABORTO LIBRE!!

Alatriste dijo...

Una historia cruda, pero cierta.
Gracias por la valentía que demuestras al contar algo así.
Te apoyo y te aplaudo, pues llevas mucha razón.
Besos y cuídate.

Marcelo dijo...

Por supuesto Laura. Cómo todavía hay que discutir sobre estas cosas? Es inconcebible. Y sin embargo, todavía andamos dando vueltas al asunto, y siguen muriendo mujeres. Imaginate lo que es en latinoamérica!
Un beso

La Gata Coqueta dijo...

YO NO VOY A OPINAR.
TE DESEO UNA FELIZ SEMANA EN COMPAÑIA DE LOS TUYOS. MUCHOS BESOS Y HASTA PRONTO.