Seguidores

jueves, 30 de octubre de 2008

Un anuncio, más que mil palabras

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. En este caso, un anuncio vale más que mil lecciones sobre educación, sobre imitación de modelos, sobre aprendizaje, sobre ciudadanía...




¡Cuántas veces lo decimos! Los niños hacen lo que ven, imitan el modelo que les ofrecemos los adultos, sobre todo sus familiares cercanos, pero también sus maestros.
No en pocas ocasiones les decimos a los peques eso de "no se dicen mentiras" y, a la vuelta de la esquina, llaman por teléfono y les pedimos que, por favor (eso sí, educación ante todo), si es para nosotros, digan que en este momento no estamos en casa. Y éste es un ejemplo inocente de hasta qué punto la influencia de nuestras conductas puede repercutir en su educación.
Reconozcamos, al menos, que estas conductas están a la orden del día y que luego, abusando de nuestra autoridad, castigamos a los menores por hacer poco menos que lo que nos ven hacer a nosotros. Sin embargo, no hay peor castigo que el inculcar con el modelo ofrecido, una serie de conductas que en nada enriquecerán la formación de nuestros hijos o alumnos.

El psicólogo ucraniano Bandura, estudió el Aprendizaje por imitación de modelos y estableció el siguiente proceso:
Adquisición: el sujeto observa un modelo y reconoce sus rasgos característicos de conducta.
Retención: las conductas del modelo se almacenan en la memoria del observador.

Ejecución: si el sujeto considera la conducta apropiada y sus consecuencias son positivas, reproduce la conducta.
En muchas ocasiones, el mero hecho de ser un ser admirado quien la lleva a cabo, sirve de refuerzo positivo y valida la conducta a los ojos del niño.
Consecuencias: imitando el modelo, el individuo puede ser reforzado por la aprobación de otras personas. Implica atención y memoria, es de tipo de actividad cognitiva. (Wikipedia)

Ahí queda eso para reflexionar un poco sobre nuestros actos y delante de quién los ponemos en práctica.

Gracias a Marcos por proporcionarme la referencia del vídeo.

8 comentarios:

manu dijo...

qué buen video! te hace reflexionar si o si.

hay que darse cuenta de los daños que podemos provocar a los mas chicos, teniendo en cuenta que somos el ejemplo para ellos.

no tengo mucho para acotar, lo has dicho todo.

besos.

Miriam dijo...

Sensillamente GENIAL! Me angustió el video, realmente, pero es tan real que asusta!
Cuando ves actitudes de algunos niños en el colegio, de esas que no puedes creer y luego conoces a los padres te das cuenta del por que de su accionar.
Ellos son lo que somos, ni más ni menos.

Enheduanna dijo...

Hola Laura: (por cierto, compartimos nombre :D)

Este anuncio que has puesto es uno de mis favoritos, recuerdo que lo vi hace mucho tiempo, y la verdad es que impacta.
Como suelen decirme algunas veces mis padres, la mejor herencia que te vamos a dejar, es una buena educación. Y es así. La educación se aprende, se "copia" en cierto modo de nuestros padres, nuestros modelos.
Por eso es esencial y fundamental darnos cuenta de que lo que nosotros hacemos, y nuestra manera de actuar, puede servir de modelo para otra gente, otros niños.

Por cierto, gracias por tu comentario en mi blog. Es muy reconfortante leerlo. Me alegra que te gustase.

Un abrazo.

Ladrón de Guevara dijo...

Cuanta razón. El vídeo me deja sin palabras, pero seguro que cuando hoy haga algo delante de un niño, miraré para que mi influencia no sea mala.

Un saludo.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Es estremecedor el anuncio este. Y auténtico. Pero creo que ni siquiera cuando se vive con niños, cuando se tienen hijos a los que enseñar, se dan cuenta algunos adultos de que se les están inculcando maneras, costumbres, hábitos que les van a convertir en personas distintas al modelo que les estamos enseñando. Si no quieres que crucen con el semáforo en rojo, no cruces tú aunque no vengan coches. Si no quieres que se peleen con los compañeros de clase, no insultes a nadie tú aunque uno te haga una faena en la carretera o el portero de tu equipo se deje meter un gol. Si no quieress que sean vagos, demuestra responsabilidad tú.
Pero muchos adultos no están preparados para convivir con niños: ni con hijos, ni con alumnos ni con vecinos menores de edad.

Ricard dijo...

Interesante el video... hay mucha inteligencia detrás. Invita a la reflexión (lo cual siempre es de agradecer). Gracias por descubrirmelo.
Un beso
Ricard

Vanity dijo...

Está claro, la degeneración de la sociedad no viene sola, se transmite de generación en generación, y de peor en peor.

Marcos dijo...

Es un video que refleja muy a las claras que sucede en esta sociedad en la que vivimos.

Es un placer colaborar de alguna manera en la elaboración de este magnífico blog...