Seguidores

jueves, 8 de abril de 2010

Amor 2.0




Me ha dejado un beso y un abrazo.
Me ha enseñado su ciudad por dentro.
Y al final nos ha faltado tiempo.
Para descubrir rincones nuevos.
Y no hemos podido conocernos.

Me ha dejado un número y su nombre.
Anotado en una servilleta.
Un café con hielo y tres cervezas.
Uno para cada y otro a medias.
No me olvides, llama cuando vuelvas.

Ojalá que el destino me vuelva a traer.
Yo prometo llamarte no lo olvidaré.
Que lo tuyo y lo mío me huele muy bien.
Todavía no la he vuelto a ver.

Estuvimos juntos en la fuente.
Esa que si bebes siempre vuelves.
Sé que estaba cerca de una plaza.
Pero no recuerdo bien de donde.
Y la estoy buscando desde entonces.

Me enseñó palabras en su idioma.
Le enseñé unas cuantas yo en el mío.
Nos reímos de las mismas bromas.
"No te marches quédate conmigo,
qué más da Madrid o Barcelona".

Ojalá que el destino me vuelva a traer.
Yo prometo llamarte no lo olvidaré.
Que lo tuyo y lo mío me huele "molt be".
Todavía no la he vuelto a ver.

Tontxu, Corazón de mudanza 1998


El amor, como la sociedad ha tenido que cambiar en algo desde que Tontxu compuso esta canción. El sentimiento, como tal, sigue siendo el mismo, pero los medios, los canales, son diferentes.
¿Es acaso más fácil el amor en los tiempos del Facebook y del Messenger? ¿Es menos romántico? ¿Es más sincero o por el contrario, está más adornado de falsas verdades?
Podemos imaginarnos viajando a otra ciudad y conociendo a una persona mágica que nos hace sentir algo especial. Hasta ahí, es fácil. Podemos recorrer con ella su ciudad y dejarnos descubrir cada rincón de sus calles y acabar descubriendo los rincones de su cuerpo hasta el amanecer.
Podemos tener una amarga despedida de aeropuerto con la incertidumbre del qué pasará, del no saber si volveremos a ver a esa persona, si nos habremos equivocado dándole un pedazo de nuestra vida a ese ser anónimo al que amamos durante unas horas.
Pero, ¿es factible hoy cantar una canción, escribir unos versos contando que nos ha dejado su número y su nombre anotado en una servilleta? ¿Es coherente soñar con un número en una trocito de papel?

Quizá lo sea, pero lo más probable es que, entre la Catedral y las Ramblas nos habremos conectado ya a Internet a través del móvil, al amparo de alguna zona wi-fi y nos habremos agregado como amigos en facebook. Durante la cena, nos habremos unido uno a la red del otro en el Windows Live. Mientras me refresco en el baño del hotel, tú ya me has buscado en google y has visto que me presenté a las oposiciones de auxiliar administrativo de la universidad de mi ciudad y para cuando el avión haya despegado, ya habrás visto las fotos de mis amigos y yo de fiesta y yo las de tu viaje a Punta Cana. Esperando mi equipaje, sabré tu fecha de nacimiento, conoceré tus gustos musicales y me daré cuenta de que eres antitaurino y comunista, a juzgar por los grupos de los que te has hecho fan. Cuando llegue a casa, lejos de tumbarme y tratar de encontrar tu olor en algún mechón de mi pelo y los restos de tu perfume en mi bufanda, me conectaré al messenger para ver si chateamos un rato y me dormiré mirando la foto que nos hicimos juntos con mi móvil.

No sé si la idea me gusta o me asusta. Ahí lo dejo para que me contestéis vosotros.

12 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Es curioso porque este disco el el único que tengo de Tontxu, y esta canción se la enseñe el otro día a mi novia y le encantó, regalándome una versión de Beth muy dulce:
http://www.youtube.com/watch?v=jdGb1OyK4bQ

Son tiempos difíciles para el amor, quizá por eso los amores sean más frágiles, y más bonitos los que duran más a pesar de todo esto.

Cuídate mucho Laura.

Ryoga dijo...

buena esta canción de Tontxu.
de diez años hacia aqui ha habido una revolución tecnologica que ya va ser irreversible y es cierto que ahora tenemos una forma de ser diferente pero habra que acostumbrarse porque a partir de ahora siempre será asi.
no se si sera más o menos romantico,lo que esta claro es que ahora se puede llegar a conocer a alguien más rapidamente a traves de sus perfiles en diferentes páginas.
yo creo que puede ser positivo,ahora hay más facilidad de comunicarse y estar en contacto

Laura dijo...

Es un buen enfoque,Rioga. Yo siempre he creído que en el amor, la comunicación juega un papel crucial. Sin embargo,tanta celeridad en descubrir y tanta simpleza en el modo de descubrir, podría restarle misterio al proceso.

La canción me encanta y conozco la versión de Beth con un compañero de programa a la guitarra y el toque final del propio Tontxu. Está muy bien.

Gracias, chicos madrugadores.

ANABEL dijo...

Supongo que la idea da cierto vértigo, pero no queda otra que adaptarse a lo que hay. En cualquier caso, resulta un poco psicopatológico que averigüen si te has presentado o no a unas oposiciones. Ante tanto control, mejor optar por la huida.
Besos gordos

Nieves dijo...

Las páginas sociales o redes son como la antigua plaza del pueblo, donde la gente se conocía. Ahora nos conocemos por internet, nuevos tiempos, es lo que hay.
Siempre se ha pedido información del nuevo conocido,a través de otros conocidos o amigos comunes, ahora se busca en internet.
Todo mucho más rápido, más inmediato, pero en el fondo lo mismo, solo que con otras herramientas. Pero todos buscamos lo mismo, antes y ahora, amistad, publicidad y amor por qué no?. Un beso guapa.

Brian dijo...

que preciosa canción, ayy el amor! que mas da que sea mediante Internet que de otras formas, si en el fondo es lo mismo!

Un besote ;-)

Laura dijo...

Nieves, me encanta tu simil entre Internert y la plaza del pueblo. Es una indicación más de que los tiempos cambian, pero lo esencial se mantiene y, sí, ¡qué atrevimiento el mío insinuando que hoy se obtienen más datos que antes!

Eso sí, me reafirmo en lo de la rapidez (de vértigo,como dice Anabel) y la simpleza.
Brian, el amor mueve el mundo, verda? Esta primavera...

Gracias.

MucipA dijo...

Esta forma de conocer a las personas por internet resta tiempo al proceso, tienes razón, vivimos en la sociedad de la velocidad hasta para enamorarnos... qué miedo!
Aunque, mientras haya amor... no me asusta del todo.
Un saludo

Miriam dijo...

La verdad, a mi me asusta un poco... pero bueno, yo creo que ya estoy grande y me asusto de muchas cosas.
Cosas de los ciclos de la vida...
Estoy un poco desconectada, con falta de tiempo, pero cuando puedo, siempre vuelvo!
Besos

Laura dijo...

Aquí estamos, difundiendo música y pensamientos por la red.

Se puede vivir ajeno a los cambios, pero es muy difícil. Aquí estamos nosotros, difundiendo pensamientos y opiniones por la red.

En las últimas veinticuatro horas descubrí que todavía hay parcelas inconquistables y lugares a los que, ni los cambios tecnológicos, permiten llegar.

Miriam, siempre estás. Siempre.

MucipA, bienvenid@. Voy a visitarte ahora.

Un saludos dominical.

Roberto dijo...

Tiene sus luces y sus sombras...como todo en esta vida. Pero desde luego que en el amor siempre tiene que haber incertidumbre...nuestras historias de amor "modernas" a veces son hermosísimas...nada que envidiar épocas pasadas...

vivir inmerso en una historia de amor, eso no tiene precio

Marcos dijo...

Desde luego que es una visión diferente de la vida y el amor...