Seguidores

jueves, 3 de junio de 2010

De diez en diez

Se quema la tarde mientras yo te miro sin que te des cuenta y exhala tu pena un perfume muy dulce y se congela el sueño.

De diez en diez cuento los días que nos quedan para dar este gran paso. De diez en diez subo los escalones que me separan de tu cuerpo, de tus labios, del tacto tierno de tus manos enredadas en las ondas de mi pelo.

Cuento de diez en diez los segundos eternos de tus besos. Besos de esos que a mí más me gustan. Besos de esos con la boca entreabierta que aprietan labio contra labio y estrujan las mejillas. No miento si prometo que me quedaría a vivir en tus labios y eso que sé que sabes que no me gusta prometer.

De diez en diez los te quiero, los te adoro, los te deseo. Los dichos y los callados, los que se ahogaron en el llanto. Los que se llevó un relámpago en las noches de tormenta. Los que se confiesan entre sábanas y sudor, los que lanzo al aire para que tú los recojas.

Cuento hasta diez antes de ir a buscar en los huecos de tu cuerpo la llave que encierra el tesoro que guardas para mí y del que me vas dando pequeñas dosis en justas ocasiones. Qué avaricioso es mi cuerpo que desea abrir el cofre y llevárselo todo de golpe y qué sensato eres tú, que sigues administrándolo con sabia cautela.

Tus ojos se tiñen con el viejo color de la infancia. Nostalgia del tiempo en que todo tenía respuesta. En que era más largo el verano y más pequeño tu mundo.

De diez en diez, los años pasan como si nada, o como si todo. Como si nada hubiera cambiado en nuestros corazones. Como si todo el mundo hubiera girado en torno a nosotros y ni siquiera nos hubiéramos dado cuenta.

Cuento de diez en diez los años que sé que cuento contigo. Que cuento contigo estrellas, que cuento dudas y penas, que cuento cotidianas anécdotas. Cuento contigo para sobrevivir a estos días inciertos y caóticos y para que nunca ates tus manos a una bandada de pájaros sin haber atado antes las mías al lado.

De diez en diez, aniversarios sin placa conmemorativa. Aniversarios con regalos en forma de abrazos, besos, caricias y miradas de esas que me ponen los pelos de punta y hormigas en el estómago. Aniversarios que me recuerdan el primer beso junto a mi portal y la primera vez que compartimos un paraguas. Aniversarios que me saben al clubes y trenes nocturnos, que me huelen como huelen los metros de las grandes ciudades.

Aniversarios que me recuerdan que no es tan malo crecer a tu lado porque cuando estamos juntos podemos apretar ese botón que detiene el tiempo y mientras todos creen que han pasado diez años, tú y yo sabemos que esta magia nos hace y nos hará seguir siendo siempre los mismos.

Y yo te diría, no sé,
que las cosas van a marchar bien,
te mostraría el futuro, la borra del café,
con ángeles y estrellas,
noches, milongas
e historias, ¿recuerdas?, que hablan
de viejos amantes que crecen,
que dudan y esperan
su turno mientras anochece
y el mundo se enferma.


(Extractos de El hueco en el que anido de Ismael Serrano, que es una de esas canciones que me gusta especialmente porque responde a una necesidad imperiosa de que alguien escriba y ponga melodía a un sentimiento tan grande y tan intenso que mis limitaciones no me permiten expresar)


13 comentarios:

Marcelo dijo...

directo, directo, a mi mp3. Ya está.
Un beso

Allie dijo...

Precioso!!!
Muchas felicidades a los homenajeados por esos diez intensos años juntos. Espero que sean, por lo menos, 100 más...XDDD
Besotes.

Ladrón de Guevara dijo...

Como siempre, estos escritos demuestran que queda gente en el mundo capaz de hacerte sacar una sonrisa en el peor de los momentos.

Cuídate Laura.

Espero que todo te vaya muy bien.

XINI dijo...

Una vez más consigues con tus palabras que las personas sueñen y se emocionen. Y no veas lo agradecida y orgullosa que me siento de poder ser testigo de esos largos, pero a la vez cortos, dulces, que también amargos, 10 años.

Hoy toca hacer viajes en el tiempo. Recordar muchas cosas del pasado y hablar en el presente lo que vivireis en el futuro.

Muchas felicidades a mis "xinis"

Multibesossssss

Laura dijo...

Gracias. Son muchas emociones y es complicado expresarlas, pero se intenta con mucho empeño y cariño.

Mis chicas ya saben que esto también se lo debemos a ellas, que han sido partícipes, cómplices y, sobre todo, buenas amigas.

Chicos, me alegra poner temas de esos que uno pone rápidamente en su reproductor de música y, cómo no, alegrar días inciertos y grises.

Gracias de nuevo.

MucipA dijo...

Una letra con mucho sentimiento y muy especial. Gracias por hacérnosla llegar y por compartir con todos los que leemos tu blog tu felicdad. Me encanta Ismael Serrano.
Un abrazo!

Ryoga dijo...

un escrito muy bonito,se ve todo lo que quieres expresar

la canción Ismael muy buena

por cierto,¿viste el post que hice hace unos pocos dias sobre lo nuevo de Ranma 1/2? me gustaria saber tu opinión

Marcos dijo...

Un escrito muy bonito y lleno de sentimientos, no se puede decir nada más. Porque lo has dicho tú todo.

Felicidades...

Cecilia Alameda Sol dijo...

Diez años que casi son tan intensos cuando hay tanto cariño... Y qué gusto ver que el futuro se extiende ante vosotros cargado de posibilidades.
Felicidades, amiga

Laura dijo...

Cecilia, qué acertado tu escrito. Es un gusto para mí también. Muchas gracias.

Marcos, poco he dicho de todo lo que quisiera decir.

Ryoga y Mucipa, la canción es de esas con las que te sientes plenamente identificada nada más escucharla. HAcía mucho que no me pasaba.

Gracias y feliz fin de semana.

Roberto dijo...

ufff..necesitaba un poco de luz, vengo a tu rincón y siempe la encuentro...

de diez en diez sigue viviendo a corazón abierto...

me encantó!

ah por cierto gracias por tu comentario en mi blog..sin palabras

Nieves dijo...

Laura, me encantó esta entrada. Es preciosa, son preciosas tus palabras y lo que dices con ellas. Un besazo y gracias.
P.D. al final va a acabar gustándome I.S.

Laura dijo...

Creo que vivo a corazón demasiado abierto, Roberto, no creas.

Gracias a ti por tus comentarios. Intentaré siempre darte luz desde mi pequeño rincón.

Nieves, tu secreto está a salvo conmigo. Y recuerda que, como decía el Lichis, por mucho que Ismael Serrano se empeñe, los grises no volverán a entrar en la universidad.
Muchas gracias.