Seguidores

martes, 6 de diciembre de 2011

La vida

Este otoño de atardeceres rojos sobre indescriptibles fondos celestes imposibles de captar con otra lente que no sea la del ojo humano, este otoño que algunos llamaron primaveral, esta sensación de desazón y de alegría a partes iguales, es la esencia de la vida o, al menos, es lo que tenemos que creer para que vivir sea algo más que soñar con algo mejor.

Cuando sientes que no hay un masaje más relajante que el de las manos de tu amante ni calor más confortable que el del sol que entra por tu ventana y que no encontrarás sonrisa más cierta que la de un niño al que le cuentas por vigésima vez el mismo cuento, entonces, aprecias de verdad la vida.

Llenas tus armarios de perfumes para acabar descubriendo que el olor más auténtico proviene de una mandarina recién abierta o de un bebé recién bañado o de la brisa suave pero gélida que entra al abrir tu balcón por la mañana. La vida es tal vez eso, las pequeñas cosas, las más íntimas, las que no publicas en el facebook, las que te enseñan a ser feliz.


8 comentarios:

Allie dijo...

Precioso!!!

En tiempos duros...pensemos en las pequeñas cosas.

Gracias chica de la trenza pelirroja ;p

Ferragus dijo...

…Sí, a veces da la impresión que vamos por derroteros tan claros y palpables, hasta que aquellas simples cosas que describes, nos lleva a lo fundamental; allí, donde reside no el consuelo o la conformidad, sino el origen de nuestra fuerza individual. Gracias por este hermoso texto, Laura.

Ladrón de Guevara dijo...

¡Y qué complejo es llegar a dsfrutar de las cosas simples de la vida!

Cuídate.

Laura dijo...

Es más fácil ahora mismo para mí escribir sobre esto que enfrentarme a una realidad global que me aplasta, me consume y me amarga. Más sencillo, en estos momentos, que la aparente simpleza de ver un telediario.

Gracias a vosotros y un beso chiquitín.

Roberto dijo...

el dios de las pequeñas cosas...tanta razón tienes

mi cuarto huele a amapola al pasar por tu casa...

un beso

Oski dijo...

Las cosas que quizás no queramos compartir con nadie...

¿Sabes? Llevo mucho tiempo queriendo escribiendo algo que se llame "Mi mundo", hablando un poco de todo esto...de cosas que me hacen feliz.

Sin embargo me ha ocurrido algo extraño, pues una sensación de tristeza se ha apoderado de mi. Supongo que es el miedo a que nadie llegue nunca a comprenderlas y con ello, a no entrar en mi mundo...

Creo que soy un tipo extraño...en fin, sirvan estas divagaciones como disculpa por no pasarme más a menudo por aquí.

¡¡Un beso!!

Laura dijo...

Sirvan estas divagaciones para saber de ti, que no es poco ;)

Roberto, tú, como siempre, dejando pétalos en forma de versos allá donde vas.

Gracias y besos para vosotros.

Marcos dijo...

La vida, yo creo que esta palabra encierra demasiadas cosas como para dejarla escapar.

Me gusta la canción ;)