Seguidores

martes, 9 de diciembre de 2008

SGAE: negocio... ¿sin ánimo de lucro?

Idígoras y Pachi (El Mundo)

Loquillo: "Quiero vivir de los derechos de mis canciones, no de la venta de iPods"

Ismael Serrano:"Yo estuve en una mesa de encuentro en contra de la piratería y no pude salir más asqueado de lo que allí se hablaba. En todo lo que se dijo no había ni un ápice para la autocrítica y el mensaje era unidireccional: comprar discos en la calle es no apostar por la música, otorgando toda la responsabilidad del problema al comprador. ¿Apostar por la música? La industria no apuesta por la música favoreciendo ciertos productos, no hace una autocrítica." "Por ejemplo se debería hacer un recorte en los precios de los discos. Bajando el precio se puede hacer que la gente se conciencie y que tenga una imagen más positiva de las discográficas. "

Ramoncín: "Hoy la SGAE está entre las primeras del mundo, juega en la liga de Japón, Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Alemania. Cuando entramos, la sociedad recaudaba poco y mal y hoy recauda mucho y bien. Yo he hecho este trabajo a cambio de nada." "El problema no es del que se agacha a por un disco en el top manta, la gente hace lo que cree que puede hacer. Me dan pena porque es un problema de cultura. Ahora hay una gente que no sabe quien toca, que lo que quieren es tener 700.000 canciones el móvil, tener y tener. Si hay alguien que cree que en la pantallita de un móvil se puede ver Spiderman III, esa no es mi cultura."

Miguel Ríos: "Miles de personas abocadas al paro, ya galopante, ven cómo su futuro se tambalea, no por una crisis económica general que haga que el personal se gaste los euros en artículos de primera necesidad, dando la espalda a lo más superfluo y espiritual, sino porque de una forma absolutamente impune y, sin nocturnidad, pero con alevosía, se nos está robando. La Real Academia Española, en su diccionario dice que piratería es el "robo o destrucción de los bienes de alguien".

A medio camino entre la tragedia y la comedia se sitúa esta historia que vio la luz el pasado fin de semana en los medios de comunicación españoles. La SGAE (Sociedad General de Autores y Editores), condenada a pagar alrededor de 60.000 euros por enviar a un detective a una boda en Sevilla y grabar la celebración del banquete, pretendiendo con ello denunciar al salón donde se celebraba el evento por no pagar el canon que defiende los derechos de autor de las canciones que los allí presentes cantaban y bailaban. Lejos de conseguir llevar a buen término su denuncia, la SGAE ha sido multada por "violación del derecho a la intimidad y a la propia imagen", agravado por el hecho de que la grabación se efectuó a escondidas y, por supuesto, sin la autorización de los contrayentes.

En principio la noticia tiene una componente cómica, pero el trasfondo es, sin lugar a dudas, mucho más grave de lo que parece. Lo cierto es que llevamos ya un tiempo teniendo que aguantar salidas de tono de esta "sociedad" que supuestamente trabaja en defensa de los derechos de autor y en contra de la piratería, todo ello sin ánimo de lucro. ¡Ya!

Lo que últimamente tiene quemada a una buena parte de la opinión pública y mantiene, por otra parte, calladitos a personajes como Ramoncín es el polémico canon digital (con este enlace a la Wikipedia se puede uno informar de las características del mismo y opiniones al respecto). Se tilda a este impuesto sobre el valor de los productos audiovisuales de injusto así como de poco clara a la gestión y reparto del dinero obtenido, llegando a ser, para los más detractores, en cierto modo anticonstitucional, ya que viola la presunción de inocencia del consumidor, dando por hecho que éste no va utilizar el producto para sus propias grabaciones y sí para grabar aquéllo de lo que otros son autores.

Lo que me quema particularmente a mí, como consumidora, no es otra cosa que el hecho de estar enriqueciendo con estas injustas medidas a aquél al que menos falta le hace, como siempre. Al "artista", al productor; a los jefes de las multinacionales, de las editoriales, de estas artes convertidas en negocio. ¿Artistas o empresarios? ¿Difusores de ideas, de historias, de poesía, de imágenes... o codiciosos e incongruentes papanatas que se forran el riñón desde el sofá de su casa gracias a que yo me he comprado un móvil? Si al menos se dedicaran a componer, a escribir, a defender su honroso trabajo por las salas, los teatros y no sólo a vivir del cuento y cobrar mientras otros se dejan la piel en los escenarios de medio mundo...Pero es que da la casualidad de que la murga la dan precisamente estos trasnochados que ya no se acuerdan de cuando empezaron en este mundillo y pronto olvidaron sus ideales de usar y tirar. Y callan los menos beneficiados, los que no venden un puñetero disco, los que empezaron pagando por tocar en un garito, los que dan conciertos gratuitos para defender una campaña aparentemente solidaria. Esos, los que saben como lo sabemos tú y yo, que con lo que sacan de unas cuantas copias y conciertos les da para vivir mucho mejor que la mayoría de los ciudadanos y por eso lo que defienden es la pluralidad en la difusión de música , libros, cine. Defender al autor es, en mi opinión, mostrarle al público, al potencial consumidor todo lo que hay, no solo aquel producto que por gastarse más en campañas de difusión, es mejor o más digno.

En fin, este tema da, por su extensión y posibles ramificaciones, para más de un post y más de dos, pero la chica de trenza pelirroja que maneja los hilos de este humilde espacio donde ni se cobra ni se paga, ni se compra ni se vende, donde solo se "trafica" con opiniones, exige ponerle un punto y seguido a este escrito y ceder la palabra al lector del mismo para que nos cuente cuál es su opinión acerca de lo anteriormente expuesto y continúe desde la sección de "comentarios".
¡Hala! Os toca




11 comentarios:

Roberto dijo...

Demagogia es la palabra que a veces practican algunos representantes de la SGAE. Que pierdan el tiempo en gilipoleces como lo de la boda de sevilla y similares tonterías, me parece muy poco serio...deberían fomentar y proteger esos derechos de autor (que nadie les niega)de otras maneras mas creativas...y con un poco más de diálogo con todos los sectores implicados en este mundo mercantilizado de la cultura.

Los consumidores de cultura también tenemos nuestra parte de culpa. Tratar de bajar compulsivamente como un poseso discos, dvds, cultura en general, no creo que sea algo muy enriquecedor para nadie (como me jode estar de acuerdo en algo con Ramoncín jjeje)...Pero la cultura debería de estar subvencionada en mayor o menor medida por el Estado, y puestos hacer demagogia, me gustaría si es posible, que mis impuestos repercutan en asuntos sociales,educación, sanidad y cultura y no en reflotar entidades financieras y f-18...

Que casualidad lo de tu sueño en el 11-S. Cuando me contó mi amiga que dormía, me la imaginé como la única que no se habia enterado de nada...

un beso

Ladrón de Guevara dijo...

Empezando por la clase de gente que es Ramoncín -que no venderá ni en el top manta, ni pagando- Me parece aberrante que se permita a una sociedad avasallar sin trabas legales. Hasta la iglesia -con la misma ambición lucrativa que la SGAE- tiene más dificultades para ejercer su supremacía. Y lo que más me indigna de todo es que se crean con derecho a controlarnos sin dar explicaciones.

Para ser claros, los artistas que de verdad me gustan, los que se van de escenario en escenario. Los que cantan por gusto y tocan hasta dejarse los dedos. Aquellos a los que se les puede llamar artistas, medio bohemios. Esos, tiene mi respeto, y como tal a mi me gusta comprar sus discos originales -entre otras cosas porque los ponen al precio razonable de un disco-.

Mientras tanto a ramoncín le va a escuchar su **** madre.

Un saludo Laura.

begoyrafa dijo...

Esta manía que tengo de hacer de abogado del Diablo y de tratar de ver las cosas desde diferentes puntos de vista me ha llevado a veces a intentar "comprender" a la SGAE (a Ramoncín , no; porque no he visto un disco suyo en la calle en mi vida), y lo he intentado, pero no he podido. Entiendo que el músico es un artista y como creador debe cobrar cada vez que su arte se difunda, pero me parece que se meten en conflictos mal planteados desde el principio. Por ejemplo, sus cifras son engañosas porque parten de que toda la música que se descarga o que se compra en el Top Manta, es música que se deja de comprar en la tienda, y eso es absolutamente falso. Yo tengo mucha música, y películas y series de televisión bajadas que jamás me gastaría un euro en ir a una tienda a comprar.
Lo que creo, en mi humilde opinión, que deberían hacer estos artistas es, en lugar de luchar en una guerra inútil, tratar de aprovecharse de este nuevo mundo que se les abre.
Un abrazo
Rafa

ANABEL dijo...

Puestos a sincerarnos, mi opinión (sin que sirva de precedente) concuerda básicamente con la de Ismael Serrano, que me parece lógica, y ajustada al sentido común.
Me gustaría leer la sentencia que condena a la Sgae, porque me parece muy acertado el modo en que el Letrado ha llevado la contienda (no lo conozco, que conste), y la forma en que han resuelto los Tribunales. Si me hago de ella y te interesa te la facilito.
Por otro lado, siempre se han hecho copias en video, cintas... lo que pasa es que no teníamos tanta facilidad para hacerlas como ahora, ¿conoces a alguien que no se grabara en cinta los discos de los amiguetes?. Entonces los discos eran muy caros, y la industria abusaba de la posición que tenía. Se beneficiaron durante mucho tiempo de unos ingresos tremendos que harían sonrojarse a cualquiera.
A mi me parece que deberían centrarse en cobrar en los conciertos que se currasen, y dejarse de tonterías, sobre todo cuando hay tanta y tanta gente que lo pasa tan mal. Hacerse la víctima cuando uno tiene una mansión en no se donde y un apartamento en otro sitio, y mas, mas,mas... me parece una desvergüenza.
En fin, me pillas un poco espesa ¡ay!.

Marcos dijo...

La actitud y posición de estos trasnochados y pateticos personajes, tipo m.rios y ramoncín, me da sencillamente pena.

El problema se solucionaría, al menos en parte, rebajando el precio de los CDs, pero no, los CDs son caros y los concierto no precisamente baratos.

Menos mal que quedan artistas, como Ismael Serrano y ésta vez de verdad, que dicen las cosas claras sobre este grupúsculo de tragones, que no vende nada y quiere seguir viviendo del cuento, mientras justifica su actución en la defensa del artista y de los futuros artistas, en fin...

Anónimo dijo...

Lo mas triste de esta historia es que a la cabeza de ese "grupito mafioso" estan personas que en su dia tuvieron detras muchas personas que creyeron en su lucha y sus ideales esa misma gente que hoy les da la espalda porque no comparte su solo afan recaudatorio para seguir con sus grandes vidas que en nada recuerdan a lo que un dia pregonaban dando la espalda a los que les hicieron grandes , hoy son carroña

gloria dijo...

Laura si me permites, y como veo que el tema te interesa, te comento con una entrada que hizo un amigo mío hace unos días y que tiene mucho que ver con la Sgae:

http://alasombradeltomate.es/2008/12/07/si-dices-mentiras/

(ah y tengo otro amigo que le ganó un juicio a la dichosita sociedad, por lo que ya podrás intuir cuál es mi postura: "dime con quien andas..." jeje)

Besos guapa.

Marcelo dijo...

Aquí había hace mucho tiempo un programa de TV que se llamaba "Música en libertad" Los autores nunca habrán imaginado la vigencia que tendría el título 30 años después...

Cecilia Alameda Sol dijo...

Yo no me siento capaz de opinar en este asunto porque no tengo datos suficientes sobre eso, pero sí que digo que si te cobran uno o dos céntimos más por cd limpio ¿qué más da? Yo no creo a los que dicen que nunca hacen copias: todos hacemos alguna copia de música (en cintas antes, en CD ahora), grabamos películas de la tele y las pasamos a la familia, etc. Pero, como dice Rafa, lo que copiamos no es lo que compraríamos.
Si a mí me gusta un autor, me compro un libro, no le hago fotocopias ni lo pido prestado. Con la música otro tanto.

Oski dijo...

La SGAE ya no sabe que inventar para seguir recaudando más y más dinero. ¿Colarse en una boda con un detective privado?

Oh dios, se estaba consumando un delito muy grave que atentaba contra sus intereses, alguien escuchaba "Paquito el chocolatero" y no pagaba canon por ello, pobre autor del mismo, en su casa triste y sin cobrar dinero por su obra intelectual.

Esto es sólo un ejemplo de hasta donde están llegando las cosas, quieren que apostemos por lo original y cada día ellos nos alejan más y más de esa idea.

Es como cuando te compras un DVD original, lo primero que te aparece es un anuncio que no puedes saltarte de "Piratear es robar", en el que se compara romper una ventanilla de un coche y llevarse un bolso con descargar una canción. Y esto te lo ponen a ti, que has pagado religiosamente ese DVD como buen ciudadano concienciado con la cultura.

Yo soy un habitual del circuito de cantautores madrileños, he descubierto en las noches de concierto a mucha gente que tiene mucho más que decir que los que suenan en la radio cada día. Mantienen la humildad del artista, muchos incluso pagan por actuar.

Sus canciones son auténticas, con letras trabajadas y profundas alejadas de toda comercialidad y sin más fin que llenar a cuantos las escuchan.

Para mi esta gente es el futuro de la música, muchos te la regalan a través de la red, no pretenden cobrar por ella, cuanta más difusión tengan más conciertos darán.

A ellos siempre les he comprado sus maquetas o discos (generalmente auto-producidos) porque a quien hay que apoyar le apoyaré a capa y espada, y muchas de esas canciones (por no decir la mayoría o todas) ya las tenía descargadas de la red.

Si me bajo un disco buenísimo me lo voy a comprar está claro, pero en vista de las "mierdas" (y perdón por la expresión) que últimamente están copando los mercados, muy negro veo yo el futuro.

Esa es mi opinión.

Un abrazo

Maikita dijo...

Bien he rebotado a tu blog de casualidad, y el tema da mucho de si. Los derechos de autor deben pagarse, el problema es quien decide como y cuanto.

Con la difusion de la tecnología esto se hace cada vez más difícil. Las leyes no contemplan, este avance tecnológico, y es poco menos que imposible, controlar la incidencia de este avance, en los derechos de autor.

Aunque existe un problema cultural, que acrecenta la compra de material pirata, o el compartir en la red, no solo es cultura el problema, existen ventajas asociadas en la adquisiscion de software y musica pirata.

No tengo la solución a este problema, pero es cierto que la implementación de una solución es a largo plazo, e involucrando a entidades, en la resolucion del mismo...

Besitos,,