Seguidores

lunes, 28 de septiembre de 2009

¿He hablado ya de la tele?

¿He hablado ya de la tele? Seguro que sí. Ni me voy a molestar en mirarlo en los archivos del blog porque también puede ser que haya hecho comentarios en los blogs que visito cuando han sacado el tema y me esté confundiendo. Y si he hablado ya de la tele, pues me repito, porque la cosa se está poniendo muy malita.

Miedo me da parecerme a mi octogenario abuelo, pero he de decir que la tele es una mierda. La cuestión es que es una mierda que todos vemos. Unos más, otros menos, pero todos caemos en su red de araña pegajosa que nos atrapa y nos engulle poco a poco hasta que nos deja seco el cerebro y nos inhibe la capacidad de razonar y de distinguir realidad y ficción.

Ante una situación como la anteriormente expuesta, como potenciales presas, hemos de actuar siempre desde la inteligencia. Esto no siempre es fácil pero debemos estar alerta y recordar que siempre que nos sentemos y encendamos la pantalla, nosotros mandamos, nosotros decidimos lo que queremos ver con todas las consecuencias. Este blog se ofrece de forma altruista, sin ánimo de lucro, a aconsejar a los televidentes que así lo deseen acerca de cómo enfrentarse al temido depredador.


En primer lugar, el telespectador ha de tener algo en mente. Por imposible que pueda parecer, por raro o extraño que se les haga, siempre y digo siempre hay un programa mejor que Sálvame. Lo sé, lo sé... Cabe pensar que no hay divertimento mejor ni humor más inteligente que el de Kiko (Gran Hermano) lanzándole una tarta a Lydia Lozano (la que dio por viva a la hija de Albano), mientras Belén Esteban (afamada diabética) devora una bandeja de pasteles. Lo entiendo, pero en serio les digo que la cosa puede y, de hecho, va a empeorar cuando Karmele (la de Karmele y Mariñas) se tumbe con Jorge Javier (ex-pelotilla de culo de Ana Rosa) en el suelo y finjan copular mientras se introducen juguetes eróticos por sus partes.


En segundo lugar y habiendo quedado claro el primer punto tratado, nunca y digo nunca, busque refugio en los brazos de Mamá Antena3. Por lo que más quieran, no se dejen embelesar por su mirada amable y un tono algo más sutil que el de la cadena italiana. Lobos con piel de cordero, se lo digo yo. En dos minutos dejarán de ser unos viciosos para convertirse en unos fachas. Así como se lo digo. Para eso, les ahorro el engaño y les envío directamente a ver Intereconomía, Popular TV, Telemadrid o algo de ese pelo, cuyo resultado final será el mismo, evitando los cansinos, a la par que machistas, telediarios de Matías Prats y algún insufrible partido de fútbol de cuando en cuando. ¿Nos se les ponen los pelos de punta cuando oyen aquello de Territorio Champions? Sí, lo sé, a mí también me pasa.


Si ustedes son de los que encienden el televisor para ver series o cine, éste es el punto que más les va a interesar y vamos a ser muy breves para hacérselo fácil: apaguen el televisor y enciendan el ordenador.
A buen entendedor, pocas palabras bastan. Pero, por si no ha quedado claro, lo que venimos a exponer es que se bajen las series de Internet o se las vean en las webs de las cadenas de televisión sin anuncios desde el día siguiente a la emisión. Y en cuanto a las pelis, qué decir que no sepan ya. Cuatro palabras clave: EN LA SEXTA ¡NO! En la Sexta, eso sí, se pueden montar su propia película si les gustan las mujeres porque, al césar lo que es del césar; abundan y están todas buenas.


Deportes... Ya he dado con usted, querido expectador. El que sólo ve la tele para ponerse al día en deportes. ¡Pues vea Teledeporte, leñe, que pa' eso está! ¡No cometa el error de ver los deportes de Cuatro! Ah, que le gustan los deportes de Cuatro... ¡Pues no sea mentiroso! A usted lo que le gusta es el cotilleo. Que si Laporta dijo esto, que si Florentino lo otro. Que le hemos leído los labios a Guardiola, que hemos juntado a dos hermanos que hoy se enfrentan en un encuentro... Y anda que la cara que puso Cristiano Ronaldo cuando fue sustituido, todo un poema, chico. Todo un poema. ¿Eso es deporte? Venga dios y lo vea.


Yo, ante la duda, me quedo con Wyoming. Y lo que he dicho antes lo sé porque en Cantabria las clases de Infantil y Primaria por la tarde, no empiezan hasta octubre.
Luego se me pasa, lo prometo.



PD: a los que siguen este blog desde fuera de España y/o de su radio de acción televisiva, seguro que no les cuesta establecer una analogía con la televisión de su territorio y contárnoslo. Feel free, guys!

14 comentarios:

Marcos dijo...

La verdad es que lo podría haber escrito yo. Porque refleja muy bien lo que opino yo al respecto de la televisión y no me refiero al aparato ese que se enchufa y que parece que ha pasado por la clinica buchinger (lo digo claro está, por lo finitas que son ahora).

Por algo me refugio en la radio y en Internet y también hay que decirlo que en ciertos programas y series de la tv...

Ryoga dijo...

me ha encantado el post,la verdad es que me alegra pensar que pensamos lo mismo.estoy 100% de acuerdo en todo lo que has dicho.

yo cada vez veo menos la tele y es que me distraigo más con el ordenador,en la tele veo alguna película,series o algún deporte pero poco más,las teles españolas necesitan renovarse profundamente o moriran,los espectadores no son tontos y no se les puede estar dando toda la vida telebasura.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el post y con los comentarios. La tele es telebasura, con T5 a la cabeza y el resto a la zaga.

NO A ESTA TV!

HELOISE dijo...

Querida Laura: Efectivamente, la tele es una m..... No te digo más que son las 19:45 h. y aún no me he acordado de ella para nada. He paseado, he leído, he mirado Internet, etc. de tele, nada. Para mí sería glorioso que no existiera ese aparato.
Decirte, de nuevo, que leerte es el mayor de los placeres. Cada día lo haces mejor. Y, aunque no haga comentarios, te leo siempre. Muchos besos.

Laura dijo...

Mientras lo releía estaba pensando que me he quedado corta, que si por mí fuera, hubiera escrito una Biblia.
Dentro de un tiempo, sentiré la necesidad de hacer otro, pero igual lo enfoco desde el optimismo de los cuatro programas decentes que se emiten.
Parece que estoy más calmada hoy, en fin...

Un besito catódico.

Miriam dijo...

Igualito Laura, igualito... lo que cuentas se puede decir exactamente con pelos y señales de la tele de por aquí.
En casa, salvo la niña que ve canales infantiles (vigilados por nosotros), ya no se ve tele.
Nos pasamos el tiempo con música o con nuestros blogs que nos aportan tantas cosas!
BEsos

Brujaroja dijo...

Bien. Segundo intento de dejarte comentario. Está visto que tanto tiempo de lectora silenciosa, empieza a pasarme factura... ¡¡¡estos bichos no me conocen!!!

Decía, en un comentario que se borró que Wyoming, por supuesto, y los chicos de Sé lo que hicisteis. Y Buenafuente. Todo Sexta, menos -por supuesto- las películas. Pero no sé si hay alguien que vea películas en la tele, como no sea las series b del fin de semana (si son de catástrofes mejor que mejor) ideales para quedarse frito...

(Gracias por no haber olvidado en todo este tiempo. Besos, tocaya)

Dara Scully dijo...

Mi televisión cría polvo y lloriquea cuando, por casualidad, entro en el salón a buscar algo. Quitando la f1, y al final me pasaré a verla online porque lo de los anuncios es la leche, todo lo demás lo veo en el señor ordenador que, todo hay que decirlo, lloriquea de la caña que le pego.


miau,
señorita

Roberto dijo...

pufff...se me han puesto los pelos de punta con lo de sálvame...

a mi me queda la tele para ver cine y los partidos de los chicos de guardiola que hacen arte del fútbol...reconozco que Wyoming es un crack un animal televisivo, él y buenafuente...

un besoooooo laura

Laura dijo...

Vaaale, aceptamos Buenafuente como crack televisivo. La verdad es que se lo monta bien también, lo que pasa es que su programa es muy tarde y yo soy de las de acostarme pronto.

Hoy, como es domingo, la nostalgia me hace acordarme de La bola de cristal y pensar que para los peques la cosa tampoco es que esté muy potable.

Gracias guapetones!

Oski dijo...

Si te soy sincero yo me quedo con las tías buenas de la Sexta, porque tonto no soy.

Yo soy de los que enciende la tele de pascuas a ramos, casi siempre mientras me ato las zapatillas para salir de casi, alguna vez consiguen engancharme pero es raro que eso ocurra.

La tele de hoy día es un 50% basura, un 45% anuncios y un 5% restante que podría considerarse "enriquecedor".

Lo peor de todo es que nadie protesta, ¿para qué?

Hemos aprendido a conformarnos...

Por cierto, muchas gracias por ser la primera persona que me dio la bienvenida a casa :-)

Un abrazo

krys dijo...

Yo ya hace tiempo que sustituí la tele por Internet :)

Saludos!

Selma dijo...

Tiempo ha que substituí la tele, por la lectura, la visita a los Amigos bloggeros... en el poco tiempo libre que me queda.. y este año reducido drásticamente.
Tan sólo los informativos, no todos, a la hora de comer, prefiero incluso la prensa online..

Besitos, mi Niña!

Cecilia Alameda Sol dijo...

Yo veo los informativos, cambiando de una cadena a otra, si coinciden los horarios, para ver distintas versiones. (Bueno, todas las versiones no, porque telemadrid me la salto siempre).
También me gustan los programas de viajes que ahora se hacen en varias cadenas y me encanta Callejeros, de la 4.
En cuanto a las series y pelis que me gustan, suelo grabarlas y verlas luego sin anuncios.